Miles de nasas se reúnen

Los indígenas en Colombia están por la retirada de 'actores armados'

Miles de nasas se reúnen
El ministro del Interior, Federico Rengifo (2, izq.), durante una reunión con líderes indígenas del norte del Cauca.
Foto: EFE

BOGOTÁ, Colombia (EFE).- La María, el más representativo resguardo del pueblo colombiano de los nasas, recibió ayer a miles de indígenas para un encuentro nacional que tiene como eje una iniciativa aborigen de paz basada en la retirada de los “actores armados” presentes en las tierras ancestrales de la minoría étnica.

Al menos 15 mil personas se han dado cita en La María, asentamiento situado en Piendamó, localidad del departamento suroccidental del Cauca a la que las autoridades aborígenes invitaron al presidente Juan Manuel Santos para un diálogo franco.

El jefe del Estado fue invitado por el Consejo Regional Indígena del Cauca (Cric) para que el martes próximo se integre a la mesa de concertación establecida por el Ejecutivo y los aborígenes para buscarle salidas al conflicto en los territorios de la minoría.

“No nos han confirmado la presencia del Presidente”, dijo a Efe por teléfono el consejero político de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (Acin), Feliciano Valencia, que hace parte de la delegación de los nasas o paeces en la mesa de diálogo.

La reunión a la que fue invitado Santos dará cierre al llamado Encuentro Nacional Indígena por la Defensa de la Madre Tierra, convocado por el Cric, que espera la asistencia de 20 mil a 30 mil personas, entre aborígenes, campesinos, afrodescendientes y mestizos, así como representaciones indias de Ecuador, Guatemala y Perú.

La cita tuvo como antesala una marcha por las calles de Popayán, la capital caucana, que el viernes reunió a más de 10 mil personas, movilización que dio paso ayer a una caminata entre la misma ciudad y La María, resguardo declarado por los nasas como “territorio de convivencia, diálogo y negociación”.

La movilización en Popayán coincidió con una nueva ronda de la mesa de concertación, que en la parte gubernamental está encabezada por el ministro colombiano del Interior, Federico Renjifo.

Las delegaciones se citaron para este domingo en Popayán, siempre con la presencia de facilitadores de la ONU, la Compañía de Jesús y la Defensoría del Pueblo, para poner en funciones una comisión de derechos humanos y de asuntos sociales.

“Al menos hay disposición para atender las situaciones”, admitió a Efe el consejero mayor del Cric, Jesús Chávez, que se desplazó de manera anticipada de Popayán a La María para esperar a los caminantes, que no tuvieron inconvenientes en la carretera para recorrer durante unas cuatro horas los cerca de 30 kilómetros que separan las dos localidades, y alistar los detalles del encuentro.

Chávez dijo que los indígenas esperan poder sostener una “discusión directa con el señor presidente [Santos]”, en el caso de que acepte la invitación que le hicieron para la jornada del próximo día 14.

Mientras tanto, el Cric dará paso entre este domingo y el lunes a una jornada de reflexión que reunirá a autoridades tradicionales y aborígenes del Cauca con sus pares de otras regiones, además de representaciones campesinas, de las negritudes y urbanas.

La movilización hace parte de un movimiento de resistencia ante el conflicto armado puesto en marcha por los nasas hace un mes y que ha incluido acciones como el desalojo a empujones de militares de una base en las montañas de la población de Toribío y la exigencia de retirada a reductos de las FARC.

La confrontación en el norte caucano se ha profundizado por efecto de frecuentes ataques y hostigamientos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y combates con las tropas militares.

En coincidencia con esta movilización, los rebeldes dinamitaron el viernes por la madrugada un puente sobre un río de Piendamó y ayer derribaron con explosivos una torre del tendido eléctrico que dejó sin el servicio a varios miles de usuarios rurales en las localidades vecinas de Santander de Quilichao y Caldono.

Las acciones insurgentes han sido rechazadas por el Cric, que las considera una muestra del “oportunismo de los actores armados” para crear confusión y hacer creer que la movilización indígena hace parte del conflicto armado.

En este contexto, el Cric denunció que una patrulla del Ejército incendió este sábado por la mañana la casa de una familia de nasas en Las Mercedes, resguardo en la localidad de Caldono, tras disparar contra supuestos rebeldes de las FARC.

La organización indígena dijo en un comunicado haber constatado que “lo relatado por los militares resultó falso”, por cuanto en la zona no hubo ayer choques armados ni presencia guerrillera.