Están humillando la Segunda Enmienda: Javier Sicilia

Están humillando la Segunda Enmienda: Javier Sicilia
El poeta y activista Javier Sicilia habla a familiares de desaparecidos o asesinados en la guerra contra el narcotráfico en México.
Foto: Ciro Cesar / La Opinión

En el tercer día de la Caravana por la Paz, Javier Sicilia estuvo en el Ayuntamiento de Los Ángeles para recalcar a los concejales de la ciudad que Estados Unidos también es responsable de la guerra que está ocurriendo en México y que los fundadores de la patria estadounidense estarían avergonzados por lo que está pasando con la Segunda Enmienda.

“No venimos a discutir la Segunda Enmienda, la respetamos, pero consideramos que está siendo humillada al poner armas de exterminio en manos de criminales, al permitir que esas armas pasen ilegalmente a territorio mexicano para alimentar la criminalidad”, mencionó el poeta ante los concejales.

Al hablar ante el Concejo Municipal, Sicilia dijo que hay una grave responsabilidad de Estados Unidos y que esperan que este país ponga el camino de la paz en la agenda binacional mediante la regularización de las drogas y el control de armas.

El líder del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad que el domingo inició un recorrido de un mes por Estados Unidos, indicó que las drogas no son un problema de seguridad nacional, sino de salud pública.

“Las armas son el problema de seguridad nacional”, apuntó. “Detrás de cada uno de sus adictos, detrás de cada una de sus armas, está uno de nuestros muertos y nuestro dolor”.

La Segunda Enmienda de los Estados Unidos otorga el derecho constitucional de poseer armas de fuego.

El concejal José Huízar presentó una resolución que en las próximas semanas podría ser adoptada por la ciudad para reconocer que la preocupación por lo que sucede en México es un asunto que comparten los angelinos.

Huízar comentó que no es necesario referirse a Irak o Afganistán para darse cuenta de los horrores de la guerra, sino que basta con voltear al sur de la frontera.

Conmovido y sin poder contener el llanto que le cortaba la voz, el concejal Huízar reconoció que los estadounidenses son los mayores consumidores de droga y que las armas que se venden en este país son las que están matando a los mexicanos.

“Yo ya casi no regreso a mi querido estado de Zacatecas”, dijo mientras las lágrimas le escurrían. “Yo regresaba unas cuatro veces al año, ayudaba para mandar muebles a las escuelas, ambulancias a los pueblos necesitados, pero con lo que está pasando, uno no sabe con quien está trabajando, uno no sabe si lo van a secuestrar… yo tengo familiares que han desaparecido también”.