Muere Michael Dokes

El excampeón mundial de peso pesado pierde la dura batalla contra el cáncer
Muere Michael Dokes
Michael Dokes
Foto: AP

AKRON, Ohio (AP).- Michael Dokes, excampeón de los pesos pesados de la Asociación Mundial de Boxeo, ha muerto. Tenía 54 años.

El púgil falleció el sábado pasado, según informó ayer la casa funeraria Rhoden Memorial Home de esta ciudad.

Dokes murió de cáncer hepático en un hospicio de la ciudad, de acuerdo a publicación aparecida ayer en el periódico Akron Beacon Journal.

Conocido como “Dinamita” Dokes por sus poderosos golpes, el boxeador ganó el título de la AMB en 1982 al derrotar a Michael Weaver.

Pero al año siguiente perdió la corona tras sucumbir frente a Gerrie Coetzee. Dokes registró foja de 53-6-2 en su carrera.

Dokes tuvo una última gran oportunidad en febrero de 1993 por el título pesado contra Riddick Bowe en Nueva York.

Obtuvo 750 mil dólares, pero no duró mucho en el ring al ser noqueado en el primer asalto del combate realizado en el Madison Square Garden.

Su última pelea fue en noviembre de 1997, cuando pesó 127 kilogramos (280 libras).

Quien fuera considerado alguna vez por muchos como uno de los peleadores jóvenes más prometedores sucumbió a su adicción a la cocaína que acortó su carrera ya que se involucró en problemas penales.

En el año 1986 fue arrestado en Las Vegas, Nevada, por tráfico de cocaína y estuvo dos años bajo libertad condicional.

En 2000 fue sentenciado a 10 años de cárcel después de que se declaró culpable de intento de homicidio, secuestro en segundo grado e intento de violación sexual contra su novia. Fue puesto en libertad en 2008.

En ese juicio, la víctima subió al estrado para hablar de su relación con Dokes, que se extendía más de 10 años.

Ella dijo Dokes, que tenía dos condenas anteriores por delitos graves de drogas, pero hizo énfasis que era una buena persona cuando estaba sobrio.

Agregó que el consumo de drogas y el alcohol hizo de Dokes una persona violenta, y la violencia culminó en la golpiza y asalto cuando llegó a casa a las cinco de la madrugadatras un concierto que ella había asistido. Declaró que Dokes le dio un puñetazo en la cara y la golpeó antes de agredirla sexualmente.

“Estoy arrepentido. No hay excusa para mis acciones”, dijo Dokes en el momento de su sentencia. “Amo a esa mujer con todo mi corazón. Quería pasar el resto de mi vida con ella como marido y mujer”, agregó.

La agencia funeraria indicó que aún no estaban programados los servicios para Dokes.