Vuelven los maestros a la escuela Miramonte

Los padres están divididos entre la celebración y la frustración.
Vuelven los maestros a la escuela Miramonte
Parientes muestran su indignación por los abusos cometidos por dos maestros.
Foto: Ciro César / La Opinión

Después de pasar meses enclaustrados en una escuela aún no inaugurada prácticamente sin hacer nada, poco más de la mitad de los 85 maestros retirados tras el arresto de dos de sus colegas por conducta lasciva contra sus estudiantes, se reincorporó hoy a la escuela primaria Miramonte ante la frustración de algunos padres y la celebración de otros.

Mientras los padres de los estudiantes de kinder recibieron con un aplauso largo a los maestros que volvieron a la escuela, afuera Bratriz Gopar mostraba su preocupación.

“Ojalá hayan traído a los buenos -dijo Gopar-. Comenzamos el año pensando que tenemos otra vez a los mismos”.

Gopar, quien tiene una hija en cuarto grado, indicó no sentirse a gusto y que hubiera preferido que se quedaran los nuevos maestros con los que el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) reemplazó a la plantilla docente, luego del escándalo de abuso a estudiantes por parte del maestro Mark Berndt.

Berndt fue acusado en enero pasado de 23 cargos por cometer actos lascivos contra niños desde 1990, y permanece en la cárcel con una fianza de $23 millones.

“Ahora los padres debemos estar muy pendientes, venir más seguido a la escuela y estar más atentos de los maestros”, señaló Gospar.

La escuela, que comienza no sólo un nuevo año escolar, sino también una nueva etapa en su historia al volver al calendario académico tradicional, inició el curso con 48 maestros, de los cuales 45 fueron reecontratados.

Con la construcción de una nueva escuela a sólo unas cuadras, la primaria Miramonte vio reducida su matrícula en más de 300 estudiantes, con lo cual cambiaron sus necesidades de personal. La Primaria Miramonte recibe fondos federales especiales que le obligan a tener menos de 20 estudiantes por maestro en los grados de kinder a tercero. En los grados de cuarto a sexto el promedio es de 24 alumnos.

“Todos los maestros tuvieron la opción de regresar. Se hizo una encuesta de interés entre ellos y la mayoría decidió quedarse. Se eligió con base en las necesidades de la escuela. Algunos de los maestros optaron por irse a la nueva escuela”, explicó Martha Contreras, quien estuvo a cargo de concluir el pasado año escolar. Fue entonces, en febrero pasado, cuando el superintendente del LAUSD, John Deasy, tomó la medida de transferir a los 126 empleados de la escuela Miramonte a la nueva escuela Agustus Hawkins High School, donde recibieron consejería y fueron entrevistados por investigadores en el caso de abuso a estudiantes.

Desde mayo pasado los maestros se han presentado a la escuela para preparar lecciones y acondicionar sus nuevos salones de clases, comentó Contreras.

Los antiguos maestros de la Miramonte, que han mostrado su descontento con la acción del LAUSD y la falta de apoyo que han recibido por parte del Sindicato de Maestros de Los Ángeles (UTLA), optaron hoy por no hablar con la prensa.

“He hablado con los padres y la reacción que he tenido de ellos es positiva, aunque entiendo que algunos estén frutrados”, dijo Contreras en entrevista con La Opinión.

Varios padres presentaron en mayo pasado una demanda contra el LAUSD, la mayoría de los miembros de su Junta de Educación y dos exdirectores de la escuela, con el argumento de que más de 20 quejas por actos lascivos contra exestudiantes en la Primaria Miramonte supuestamente fueron ignoradas o tratadas con negligencia por los administradores del distrito.