Desde hoy miles de “dreamers” aplican a la acción diferida

Por primera vez podrán ser autorizados para que trabajen y vivan de forma legal en el país sin temor a ser deportados

Desde hoy miles de “dreamers” aplican a la acción diferida
Estudiantes indocumentados por primera vez podrán ser autorizados para que trabajen y vivan de forma legal en EE.UU.
Foto: Archivo

Nueva York.- La iniciativa de aplazar las deportaciones, anunciada en junio por el Presidente Barack Obama entrará en vigor hoy, cuando las agencias federales de Inmigración comiencen a aceptar solicitudes de miles de jóvenes.

Un millón 700 mil estudiantes indocumentados que residen en territorio estadounidense podrán, por primera vez, ser autorizados para que trabajen y vivan de forma legal en el país sin temor a ser deportados.

Esta es la iniciativa migratoria más ambiciosa que haya realizado el Presidente Obama, quien utilizó su poder ejecutivo para implementarla, luego que el Congreso no logró aprobar el Dream Act, una legislación que otorgaría un estatus legal a jóvenes inmigrantes.

Algunos medios indican que se trata de una oferta con la que Obama busca volver a ganar votantes latinos, después que este grupo se siente inconforme tras conocer que su administración ha deportado a casi un millón 200 mil inmigrantes, la mayoría latinos, en los últimos tres años.

Desde el pasado fin de semana, las oficinas de grupos proinmigrantes en varias ciudades del país estaban abarrotadas de personas en buscan información sobre el programa de acción diferida.

El programa, que otorga dos años de aplazamiento de deportación y permisos de trabajo a inmigrantes indocumentados que fueron traídos cuando eran niños han traído aquí como los niños, crea un extenso trabajo para el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos, la agencia federal a cargo de los casos.

Funcionarios del organismo esperan un gran cantidad de papeleo en un periodo corto para este nuevo programa, al que comparan con el otorgado en 1986, cuando más de tres millones de inmigrantes que se encontraban indocumentados en el país se convirtieron en residentes legales bajo una amnistía.

Debido a que los aplazamientos son temporales y se debe renovar después de dos años, cuando exista la posibilidad que de Obama no ocupe la Casa Blanca, funcionarios de la administración no tienen una cifra de cuántos inmigrantes indocumentados diligenciarían.