Sunset de lo más musical

El Sunset Strip Music Festival 2012 celebra la música con actuaciones de Peter Murphy, Marilyn Manson y Bad Religion entre otros muchos

Peter Murphy actúa hoy en el Roxy de Sunset Blvd., que pisó por primera vez con Bauhaus en 1981.
Peter Murphy actúa hoy en el Roxy de Sunset Blvd., que pisó por primera vez con Bauhaus en 1981.
Foto: Thomas Tadeus Bak

Sumergirse en la experiencia de ver a Peter Murphy cantando en vivo es similar a recorrer un camino en penumbras acompañado de un mago misterioso y seductor: al principio puede parecer peligroso, pero uno acaba sorprendido y encandilado tras ese viaje mágico.

Ya sea a través de su sofisticada voz de barítono -con la que seduce a las audiencias a través de temas como Cuts You Up o Indigo Eyes? o rememorando las canciones clásicas de Bauhaus, legendario grupo del que fue su líder-, los shows de esta leyenda del post punk, de 55 años de edad, son siempre algo para recordar.

Murphy es uno de los eclécticos artistas que forman parte este año del Sunset Strip Music Festival, actuando hoy en el Roxy, como parte de la promoción de su nuevo álbum Ninthque es precisamente el noveno de su trayectoria en solitario.

No es coincidencia que este se sustenta en un sonido de guitarra reminiscente de Bauhaus, grupo que se separó -de nuevo- en 2008 tras grabar su primer álbum juntos en 25 años, Go Away White.

“Hubo la sensación de no dejar las cosas acabadas después de la experiencia de [ese disco]”, explicó Murphy vía telefónica a La Vibra. “Donde lo dejamos, fue como un aborto prematuro. Ninth se creó por sí mismo. Hay un elemento creativo en la forma como escribo, donde mi trabajo puede pasar de ser sinfónico a minimalista, de baladas íntimas a [sonidos] electrónicos o duros e intensos. Soy más intuitivo que espontáneo”.

Las tácticas ténebres de Bauhaus en escena no tardaron en contagiar la escena del movimiento del rock gótico de finales de los años 70, junto con bandas como Siouxsie and the Banshees, Joy Division, The Cure y Sisters of Mercy. Pero Muprhy, desde hace ya tiempo, ha trascendido ese sello con su trabajo en solitario.

Muchas de su letras poéticas están ancladas en sus creencias personales como Sufi -creyente en los términos más místicos del Islam- en lugar de clichés góticos.

“Mi fe ha estado conmigo desde siempre”, añade Murphy, quien fue educado católico -es de ascendencia irlandesa-, pero se convirtió al Islam en los años 90. “Yo nací incuestionablemente creyente. Si me preguntan si creo en Dios, mi respuesta es: ‘¿cómo no podría?’. De ahí vengo. La fe es intrínseca en cada faceta [de mi vida].

Cada letra [de una canción] de corte lírico es una lucha contra lo mundano, como en In the Flat Field: se trata de poesía poderosa, que describe el momento en el que uno debe romper con las barreras de lo que es aceptable con el fin de abrirse a algo nuevo y desconocido. Todo ello esta marcado por la fe”.

Aunque las canciones de Murphy -introspectivas y contemplativas- son siempre un desafío, eso no significa que sean morosas. De hecho, Muprhy, nacido en Northampton, Inglaterra, acostumbra a sorprender a su público con su sentido del humor.

“Es como mantengo a la gente atenta”, confirma. “El humor no nos enfrenta y nos implica a todos. Ese momento de asombro infantil es la esencia de cuando la audiencia realmente presta atención. No hay nada mejor que hacer reir a la gente cuando se enfrentan a una tragedia, porque eso los libera”.

Murphy ha colaborado con artistas como Nine Inch Nails, pero eso no quiere decir que se muestre demasiado entusiasmado con el resto del plantel de bandas o cantantes que forman parte del Sunset Strip Music Festival, como Marilyn Manson.

“No puedo dejar de pensar en mí mismo. ¿De verdad hay más artistas [que yo]? Por supuesto quizás vaya a verlos, pobrecitos… The Roxy es el primer lugar en el que actué en Los Ángeles en 1981, y no lo he pisado desde entonces. Pero evitaré a Marilyn Manson. Soy yo quien canta. ¿A quién le importa [el resto]?”, bromea, o no, el intérprete de The Sweetest Drop.

Además de ser un reputado cantante con fans que lo siguen allá donde va, Murphy ha actuado en películas como The Hunger y la reciente The Twilight Saga: Eclipse. “Soy muy americano [estadounidense] ahora”, reconoce Murphy, quien recientemente ha creado un estudio de grabación en casa de un amigo en LA, aunque él vive en Turquía con su esposa. “Decidí venir a Los Ángeles y rodearme de la gente que pertenece a la industria del cine porque quiero participar más en ella. Eso está sucediendo poco a poco y es maravilloso. Todo terminará revelándose en algún momento”.

Lo que sí se puede revelar ahora, en exclusiva, es que Murphy planea celebrar un nuevo encuentro Miracula con sus fans. Se trata de un evento íntimo para seguidores selectos quienes obtienen un acceso sin precedentes al cantante. Tras el que tuvo lugar en Las Vegas recientemente, ahora le tocará el turno a Los Ángeles, el próximo Día de Halloween.

Para más información y detalles sobre Miracula, visitar petermurphy.info.