Abundarán los ‘miniparques’

Comité aprueba crear los miniparques en sitios de estacionamiento poco usados
Abundarán los  ‘miniparques’
Concejal Richard Alarcón.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinion

Siguiendo una nueva idea que aprovecha los espacios abiertos en las grandes urbes, un comité del Concejo de Los Ángeles aprobó ayer crear cuatro mini-parques en sitios de estacionamiento poco usados y alentó a extender el concepto por toda la ciudad.

Ha gustado tanto el proyecto en el Ayuntamiento, que ya son tres los concejales que quieren en sus distritos los llamados “parklet“, que son pequeños espacios urbanos que sustituyen aparcamientos paralelos por patios acondicionados con sillas, mesas, árboles, fuentes y obras de arte.

Con esto, se amplían las aceras y se da cabida a más actividades al aire libre.

“¿No tenemos un proceso para otorgar permisos para los mini-parques? ¿Cómo podemos perdernos eso?”, preguntó sorprendido el concejal Richard Alarcón, quien de inmediato ordenó distinguir lugares en su jurisdicción, que abarca el noreste del Valle de San Fernando, para su instalación. “¡Me gustaría tener cientos de estos espacios en la ciudad!”, agregó emocionado.

El concepto de las mini-plazas públicas nació en 2005 en San Francisco, donde ya se han instalado 40, y ha cobrado popularidad en Nueva York, Chicago, Oakland y Long Beach, así como en Australia.

“Es parte de un proyecto para convertir las calles en algo mejor para la gente”, explicó Valerie Watts, una activista que ha promovido la idea de instalar dos “parklet” en el centro de Los Ángeles.

El programa piloto que ayer aprobó el Comité de Artes, Parques, Salud y Ancianos del Cabildo incluye dos mini-parques en la calle Spring, en el centro de la ciudad; otro en Huntington Drive, en el Sereno, y uno más en el bulevar York, en Highland Park.

Los cuatro se encuentran en el Distrito 14, del concejal José Huízar, quien argumenta que estos sitios “aumentan las oportunidades de desarrollo económico en toda la ciudad”.

Al Ayuntamiento le ha gustado que sean los residentes y las organizaciones civiles quienes pagan los $40,000 que se necesitan para el diseño, construcción y mantenimiento de un “parklet”. La Ciudad sólo cede los aparcamientos, pero con la posibilidad de revocar el permiso cuando así le convenga.

En 2010, San Francisco creó el programa “Camino hacia los Parques” para facilitar la creación de mini-plazas públicas en toda la ciudad. Este martes, Los Ángeles decidió copiar la idea.

“Este modelo representa un enfoque simple, barato y eficaz para crear nuevos espacios urbanos e instalaciones para peatones sin requerir de una importante inversión en infraestructura”, indicó Michael LoGrande, director de la Oficina de Planeación.

Debido a que los mini-parques se localizan a la par de las calles, al concejal Tom LaBonge le preocupó la seguridad de las personas que usen estos espacios.

Pero los activistas le respondieron que este tipo de patios no son peligrosos.