Alto costo de universidades es un dolor de cabeza para los latinos

Miles de estudiantes se ven obligados a recurrir a los préstamos.
Alto costo de universidades es un dolor de cabeza para los latinos
Por primera vez en EE.UU, la deuda acumulada de los préstamos se estima en $1,000 millones.
Foto: Archivo

Nueva York.- El alto coste de las universidades en EEUU es un dolor de cabeza para miles de padres latinos que sueñan con que sus hijos tengan una carrera, y para miles de estudiantes que se ven obligados a recurrir a un préstamo para lograr esa meta.

“La necesidad de recurrir a un préstamo estudiantil ha aumentado porque el costo de las universidades continúa creciendo a un ritmo más rápido que la inflación”, dijo a Efe Valeria Esparza, experta en el tema.

Destacó que entre 1986 y 2011 la inflación aumentó un 115 % mientras el costo de las universidades creció 498 % “y es por eso que aunque los estudiantes sigan recibiendo becas y otras subvenciones, se encuentran en una situación en que necesitan más dinero para pagar sus gastos de universidad”.

Esparza, de la división de préstamos estudiantiles del banco Wells Fargo, recordó que existen diversos préstamos, tanto del Gobierno federal, que son la mayoría, como de diversas instituciones privadas.

No obstante, alertó tanto a padres como a estudiantes a que antes de solicitar un préstamo “consideren diferentes opciones como becas que otorgan diversas instituciones como la Hispanic Scholarship Fund, becas y ahorros” antes de dar ese paso.

“A veces se encuentran en un momento en que el préstamo es una necesidad, y aunque no se sientan a gusto con esa opción, es la única para completar ese sueño” de un título universitario, dijo Esparza.

Por primera vez en EE.UU, la deuda acumulada de los préstamos a los que tienen que recurrir los jóvenes y sus familias para pagar la universidad, que se estima en $1,000 millones, ha superado a la generada por las tarjetas de crédito,

Según un informe del centro de estudios College Board, el coste de la educación universitaria subió en 2011 un 5.4 % en los centros públicos, con una media de $21,447 por año, y un 4.3 % en los privados, donde un año de educación cuesta $42,224.

El pasado 6 de julio, el presidente, Barack Obama, firmó una ley que mantendrá congelados por un año los tipos de interés de los préstamos federales para los universitarios y que beneficiará a más de 7 millones de estudiantes.

Esparza señaló además que un estudiante y su familia deben evaluar con tiempo las opciones de las diversas universidades a las que podría solicitar y su coste, tomar ventaja de becas y subvenciones para latinos que ofrecen diversas entidades no gubernamentales.

Recordó además que hay compañías que también otorgan becas para estudiantes latinos para sus gastos universitarios o instituciones como la propia Wells Fargo que cuenta con su College Steps (no hay que tener cuenta con el banco), así como con una sección con consejos sobre cómo planificar para la universidad.

Advirtió igualmente que antes de tomar un préstamo “es importante ser realistas, saber de antemano cuánto sería su salario cuando termine la universidad” para saber cuánto dinero puede tomar prestado y si puede afrontar la deuda.

“Es esfuerzo de la universidad vale la pena, es una inversión a largo plazo” que le permitirá tener mejores ingresos económicos, señaló Esparza.