Árbitro del US Open enfrentaría cadena perpetua

Lois Goodman, jueza de línea del Abierto de tenis, está acusada del homicidio de su esposo de 80 años.
Árbitro del US Open enfrentaría cadena perpetua
Lois Goodman.
Foto: AP Photo / Los Angeles Daily News, David Crane

LOS ANGELES (AP) – Como árbitro, durante décadas Lois Goodman se mezcló en algunos de los escenarios más importantes del tenis con John McEnroe y Martina Navratilova, Roger Federer y las hermanas Williams.

Ya en la ciudad de Nueva York para el Abierto de EEUU la próxima semana, donde aparecería como jueza de línea, Goodman, de 70 años, se encontró ayer con una orden de detención por un delito grave en su ciudad natal, Los Angeles, donde la policía y los fiscales aseguran que ella golpeó a su esposo de 80 años hasta matarlo con una taza de café en abril.

Goodman ha sido jueza de línea en el Abierto de EEUU por muchos años y trabajaría en el torneo de este año, que comienza el lunes próximo. Estaba a punto de iniciar sus labores en los partidos de clasificación del torneo ayer, seguró el portavoz del Abierto, Tim Curry.

En 1994, cuando Goodman tenía unos 15 años en sus fuciones, fue descrita por Los Angeles Times como una ávida aficionada al tenis que tuvo la oportunidad de ser árbitro.

“Es emocionante”, dijo Goodman en ese momento. “Este es mi lugar favorito y estoy codeándome con los mejores jugadores. No hay forma real de describirlo”, agregó.

Goodman dijo que el trabajo valía la pena a pesar de la paga miserable, las miradas sucias de McEnroe y las agresiones verbales por parte de jugadores como Andre Agassi.

“Simplemente no puedes dejar que nada te moleste -dijo Goodman-. Y no se puede tomar nada personalmente. Si lo haces, estás en un gran problema”.

Con su esposo, Alan Goodman, tenía una refaccionaria de automóviles en el sur de California desde los 60 y tuvo tres hijas.

Alan Goodman murió el 12 de abril de este año en el condominio de la pareja en el barrio de Woodland Hills.

Lois Goodman dijo a la policía que parecía haber sido un accidente y que ella había estado fuera todo el día arbitrando un partido de tenis, aseguró el teniente David Storaker de la policía de Los Ángeles.

Cuando Goodman encontró a su marido en la cama, “ella dijo suponer que había caído por las escaleras, tuvo un ataque al corazón y logró volver a la cama”, informó Storaker. “Fue una muerte sospechosa desde el principio”, añadió.

El portavoz de la oficina forense del condado de Los Angeles, Ed Winter, aseveró que los investigadores fueron enviados a la morgue donde fue llevado el cuerpo de Alan Goodman, y se dieron cuenta de que tenía múltiples heridas cortantes en la cabeza, incompatibles con la explicación Lois Goodman.

La policía encontró inconsistencias similares, incluyendo una cantidad de sangre que no sugería una caída y una taza de café rota, dijo Storaker, y trabajando con los investigadores forenses prevaleció que la muerte fue un homicidio. Una orden de arresto fue emitida contra Goodman el 14 de agosto.

Si es declarada culpable, Goodman podría ser condenada a cadena perpetua. No estaba claro cuando regresaría a Los Angeles. Los fiscales dijeron que pedirían fianza de $1 millón.