Asestan golpe a red de narcos

Caen miembros de La Familia Michoacana en el sur de California

Una llamada telefónica intervenida por agentes federales hace más de un año, entre un vendedor de metanfetamina y un informante de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), llevó al desmantelamiento de una supuesta red de la organización criminal La Familia Michoacana que operaba en los condados de Los Ángeles y San Bernardino.

Las autoridades dieron a conocer ayer el arresto de 16 supuestos miembros de la organización criminal que forman parte de una lista de 27 que integran la acusación formal presentada ante la Corte Central del Distrito de California.

La llamada que grabaron los agentes del FBI se registró el 15 de abril de 2011, cuando Rudy Zepeda, mejor conocido como “El Virolo” y “El Ojón”, ofreció una onza de metanfetamina por 1,200 dólares, según consta en los documentos de la corte.

A partir de entonces agentes federales, en colaboración con la Unidad Especial contra Pandillas del Valle de San Gabriel (integrada por varias corporaciones policíacas), le siguieron la pista a “El Virolo” para descubrir que se trataba de una amplia red de fabricación y distribución de metanfetamina cristalizada (crystal meth).

De acuerdo con la acusación formal, uno de los acusados identificado como José Juan García Barrón, alias “El Tokes”, era el encargado de traficar la droga desde México.

Las autoridades también indicaron que también la estaban fabricando de este lado, aunque la calidad no era muy buena y que algunos clientes se quejaban de que “sabía a detergente”.

A los 27 acusados, ocho de ellos aún prófugos, se les han fincado cargos de conspirar para fabricar y distribuir grandes cantidades de metanfetamina pura.

El FBI informó que La Familia Michoacana estaba operando de manera directa con integrantes de las pandillas Los Amables y Westside Pomona Malditos, las cuales pagan impuesto a la Mafia Mexicana, cuyos jefes operan desde prisión.

El principal operador de esta red, según el FBI, es “El Tokes”, quien se encargaba de traficar la droga en estado líquido para luego ser convertida a su forma sólida de comercialización, un proceso llamado cristalización o “icing”.

Los investigadores creen que la metanfetamina era ingresada al país vía aérea, en barcos o en vehículos a través de la frontera con Tijuana, una droga que en la mayoría de los casos era 99% pura.

Durante el operativo realizado ayer al amanecer, cuando detuvieron a 16 de los acusados, las autoridades decomisaron nueve armas y cantidades no determinadas de metanfetamina, sustancias química en roca y varias píldoras.

También fueron identificados cuatro domicilios donde supuestamente operaban los detenidos, uno es un apartamento localizado en el 952 de East Nocta Street, en Ontario, que al parecer era un centro de almacenaje, y otro en el 285 West Center Street, en Pomona. Los otros dos domicilios se ubican en Montclair y Baldwin Park.

Ayer mismo los gobierno de México y Estados Unidos anunciaron un acuerdo de cooperación para combatir la producción ilegal de drogas sintéticas como las metanfetaminas.

La Agencia Estadounidense Antidrogas (DEA) informó que se trata de un “memorando de cooperación” para realzar los esfuerzos conjuntos a largo plazo en contra de las metanfetaminas, una de las drogas de mayor crecimiento en el mercado de Estados Unidos.