Gigant3s… ¡Sí cumplió!

Marc Anthony, Chayanne, y Marco Antonio Solís satisfacen al público del sur de California en su esperado concierto, Gigant3s.
Gigant3s… ¡Sí cumplió!
Marc Anthony, Chayanne y Marco Antonio Solís (de izq. a der.) al finalizar su exitoso concierto.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Si la misión del Gigant3s Tour era satisfacer al público, sus protagonistas cumplieron con el objetivo la noche del viernes.

Desde el inicio hasta el final, Chayanne, Marc Anthony y Marco Antonio Solís pusieron a bailar, gritar y corear a los asistentes en su único concierto local de la gira nacional.

Los encuentros vocales entre los tres caballeros, que vistieron de negro pero con su toque individual, también sorprendieron y agradaron al público, en su gran mayoría mujeres, convirtiendo al Honda Center de Anaheim en un lugar de fiesta. La buena relación entre los tres también fue notoria con abrazos y constantes menciones de admiración y respeto.

A pesar de no haber abarrotado el lugar -llenando alrededor del del 80% de su capacidad-, cada uno de los cantantes defendió su estilo y comprobó su éxito con sus seguidores que no ocultaron su algarabía. Cada uno cantó alrededor de una hora.

Chayanne inició la velada a las 8:15 p.m., demostrando que a pesar de los años no ha perdido el ritmo ni la destreza para bailar y cantar en vivo al mismo tiempo.

Con un look juvenil de chamarra, camiseta y pantalones negros, empezó con Boom, boom para después seguir con Baila, baila entre los gritos eufóricos de sus fanáticas.

“Buenas noches, ¿cómo está mi gente? Nosotros [estamos] muy felices… De verdad es muy especial lo que estoy viviendo en este concierto. Todo se hizo pensadito, con mucho amor, pueden hacer con nosotros lo que quieran”, dijo el intérprete puertorriqueño al público de habla hispana agregando minutos después que la gira se realizó por el deseo de los tres, quienes se organizaron por teléfono.

Para variar su apariencia, cambió su chamarra por un saco negro con plateado en las solapas para entonar temas románticos y después optó por una camisa blanca rayada para regresar a lo rítmico.

Entre sus temas elegidos para la noche estuvieron Dejaría todo y Si nos quedara poco tiempo, que lo hizo merecedor de una rosa roja de una seguidora de las primeras filas, así como los pegajosos Salomé, en la que bailó un poco de tango; Torero y Provócame, en la que el sudor en su camisa, causada por tanta actividad física, era visible.

Como el segundo en subir al escenario, Marc Anthony demostró que su potente voz es suficiente para poner a bailar a hombres y mujeres a pesar del espacio reducido de los asientos.

Elegante con un traje y camisa negra que acentuaban su delgadez y hasta con lentes negros, que después aventó al público, Marc Anthony bailó de un extremo al otro y cantó éxitos como Valió la pena, Y hubo alguien, Y cómo es él y Vivir lo nuestro.

Y sin hacerlo verbalmente, el salsero puso a competir a todo el público con gritos que llenaban su rostro de alegría.

Para la sorpresa del público, Chayanne regresó al escenario para cantar con él Nadie como ella y e par movió sus caderas para el deleite de los presentes.

“Que honor hoy pasarlo así con unos hermanos, con Chayanne y Marco Antonio Solís… Ni se imaginan como se siente”, dijo al público el también actor de origen boricua.

Y aunque se despidió, los gritos de “otra, otra” lo motivaron a cantar una canción más antes de irse.

Minutos después, y también de saco negro pero con camisa blanca y una vistosa hebilla plateada, Marco Antonio Solís emergió de una plataforma, al igual que sus compañeros, e inició su show con No puedo olvidarla.

“Yo sé que Anaheim es como el segundo Michoacán”, dijo a sus compatriotas que gritaron fuertemente.

Y añadió que trabajar con sus colegas de esa noche era “una experiencia maravillosa”.

“El Buki” recibió los coros más fuertes de la noche. Él cantó Mi eterno amor secreto y Tú me vuelves loco para tocar la guitarra y cantar al compás de las románticas Mi mayor necesidad y A donde vayas.

“Todas las canciones las hago con mucho amor… Todas estas canciones son obras de Dios”, dijo agregando que lo decía con humildad y agradecido por sus dotes de compositor.

Tampoco faltó la popular Si no te hubieras ido que cantó junto a Marc Anthony, y durante la cual ambos se abrazaron y besaron en la mejilla demostrando el respeto y cariño que se tienen.

Le siguieron Más que tu amigo, Tu cárcel y el toque mexicano lo puso con el tema de mariachi La venía bendita que acompañó con luces de colores y la imagen de la bandera del vecino país y al usar de nuevo un sombrero negro, que puso al público de pie, para después irse del escenario.

Pero el retiro fue solo momentáneo porque los tres regresaron juntos para interpretar I Need to Know de Marc Anthony en inglés y español; después fue el turno de la romántica Dónde estará mi primavera de Solís y en la que cada quien tuvo su turno por separado; y por último Fiesta en América en la que mientras Chayanne cantaba en el centro del escenario, los Marcos con una inmensa sonrisa bailaban encima de las bocinas de cada lado y hasta Chayanne perdió su concentración por reírse al mirar como Marc Anthony movía sus caderas para el público.

Con esto el trío concluyó el concierto alrededor de las 11:30 p.m. y logró comprobar el origen del nombre de la gira sin importar el número de asistentes.