Combaten el abuso laboral

Esta semana se revisarán derechos de los trabajadores
Combaten el abuso laboral
Obdulia Martínez muestra el cheque sin fondos que recibió como pago en una fábrica de costura que cerró sin avisar.
Foto: Jorge Morales / La Opinión - }

La fábrica de costura donde trabajaban hasta hace dos meses unos 90 inmigrantes desapareció de la noche a la mañana. Los empleados se quedaron sin su último sueldo, con cheques sin fondos y sin que les pagaran la semana de depósito que en un principio habían trabajado.

“A mí me quedaron a deber 800 dólares y algo”, comentó Paloma Vargas, quien trabajó durante 4 años para un coreano a quien sólo conoció con el nombre de William.

“Además, nunca nos pagaron el overtime (horas extra)”, agregó. “La fábrica desapareció el 5 de julio, cuando llegamos a trabajar había pura basura, ya se habían llevado todas las máquinas y ahora no nos contesta el teléfono, dicen que ya abrió otra fábrica”.

Hasta hace dos años la fábrica se llamaba William Fashion y luego cambió a Lindsay Apparel, que se ubica en el 6600 al sur del bulevar Avalon, en el Sur Centro de Los Ángeles, indicó un grupo de trabajadores afectados y representados por el Consejo Binacional de Organizaciones Comunitarias.

Casos como este son el clásico ejemplo de las arbitrariedades que se registran en los centros de trabajo, dijo la dirigente de la Central Sindical AFL-CIO en Los Ángeles, María Elena Durazo, quien ayer participó en la firma de una alianza para combatir los abusos laborales junto con el Consulado de México en Los Ángeles, la Adminitración de Salud y Seguridad Ocupacional (OSHA) y el Departamento del Trabajo (DOL).

Una veitena de trabajadores de la desaparecida fábrica Lindsay Apparel estuvo presente en el evento de arranque de la Semana de los Derechos Laborales.

Junto con su cheque sin fondos, Obdulia Martínez mostró las etiquetas de ropa que les colocaban a blusas de la marca Caché, Vanilla Sugar, Monteau y Davida. La ropa, dijeron, era distribuida a tiendas como Ross y Forever 21.

Un representante de la División de Horas y Salarios del DOL recopiló la información de los trabajadores para iniciar un caso que conlleve a la recuperación de los sueldos caídos.

A decir de Rubén Rosalez, administrador regional de esa división, en el 2011 alrededor de 275 mil trabajadores se vieron beneficiados con demandas en contra de patrones que se rehusaban a pagar salarios y horas extras. En total fueron más de 225 millones de dólares los que ese año se pudieron recuperar, indicó.

El cónsul David Figueroa Ortega explicó que durante la Semana de los Derechos Laborales (del 27 al 31 de agosto), las 50 consulados de México en Estados Unidos estarán ofreciendo información para que los trabajadores puedan defenderse de los abusos patronales.

“Vamos a darles las herramientas para que puedan vencer esas barreras de temor”, dijo el cónsul. “Porque toda persona, sin importar su estatus migratorio, tiene derechos laborales en este país”.

El DOL cuenta con el número 1-866-925-9757 para reportar abusos por cuestiones de salarios y horas extra. También se puede denunciar un caso a través del programa EMPLEO al 1-877-552-9832.