Paramédicos no perdonan cobro por servicios en LA

Pasan la cuenta a familiares de dos mujeres que murieron electrocutadas.
Paramédicos no perdonan cobro por servicios en LA
Familiares y amigos de las víctimas levantaron un altar con fotos, flores y mensajes en el lugar donde ocurrió el accidente.
Foto: Ciro Cesar / La Opinión

Las familias de dos mujeres que murieron electrocutadas al tratar de salvar a un conductor sí tendrán que pagar la cuenta del servicio de paramédicos informó ayer el Departamento de Bomberos de la ciudad de Los Ángeles.

El departamento pasará la cuenta por sus servicios a las familias de Stacey Lee Schreiber, de 39 años e Irma Zamora, de 40, quienes acudieron a ayudar al conductor de un SUV que se estrelló contra una toma de agua para incendios y un poste de energía eléctrica. Ambas mujeres murieron electrocutadas por una descarga de 4,800 voltios.

“El Departamento de Bomberos no tiene la autoridad para cancelar la tarifa de los servicios otorgados, no somos un negocio privado que decide a quién cobrarle y a quién no, son las autoridades de la ciudad quienes lo deciden”, explicó el vocero del Departamento de Bomberos, Jaime Moore.

La ciudad comenzó a cobrar a los residentes por los servicios paramédicos en 1970. Las tarifas por dichos servicios aumentaron en agosto de 2010.

El accidente ocurrió el 22 de agosto pasado, alrededor de las 8:25 p.m. en la esquina del bulevar Magnolia y la avenida Ben, en Valley Village. El conductor, identificado como Arman Samosonian, de 19 años, residente de Glendale está bajo investigación por la velocidad y la manera de conducir.

Shcreiber, quien vivía a pocos metros de lugar del accidente y Zamora, residente de Burbank, corrieron a socorrer al conductor y murieron en el acto al tocar el agua. Otras cinco personas sufrieron quemaduras eléctricas y heridas, entre ellos el esposo de Zamora y un agente de policía.

En la escena del accidente, los familiares y amigos de las víctimas improvisaron un pequeño altar con fotos, flores y mensajes conmovedores. “Mamá, tu eres mi héroe y te haré sentir orgullosa de mí, te lo prometo. Ahora estás en el cielo con Dios. Te ama tu hijo David. PS: Yo seré fuerte por ti”, leía un mensaje de David Aguilar, de 21 años, hijo de Zamora.

En el suelo, escrito con tiza, un mensaje acusaba al Departamento de Agua y Energía (DWP) por permitir un poste de energía a sólo tres pies de distancia de una toma de agua para incendios. Aquellos que quieran ayudar a la familia de Zamora pueden hacerlo donando al City Bank: Routing Number 322271724, Cuenta número: 42003483304.