Agentes heridos en México regresan a EEUU

Los dos estadounidenses atacados pertenecen a la CIA.

Guía de Regalos

Agentes heridos en México regresan a EEUU
Las autoridades estadounidenses no han confirmado la agencia a la que pertenecen ambos heridos ni el tipo de trabajo que efectuaban en México.
Foto: AP / Archivo

MÉXICO.- Los dos estadounidenses heridos en el ataque a tiros de la policía federal mexicana contra un vehículo de la embajada de Estados Unidos trabajan para la Agencia Central de Inteligencia y han regresado a su país, informaron el miércoles autoridades mexicanas.

Los estadounidenses heridos pertenecen a la CIA, dijo una fuente federal mexicana que solicitó el anonimato porque no está autorizado a identificarse.

Las autoridades estadounidenses no han confirmado la agencia a la que pertenecen ambos heridos ni el tipo de trabajo que efectuaban en México.

El martes, la Secretaría de Marina de México dijo en un comunicado que los estadounidenses simplemente iban en calidad de visitantes al lugar donde se impartía un curso de entrenamiento de la armada en una zona rural y montañosa al sur de la Ciudad de México.

Según versiones de la prensa local, los estadounidenses se desempeñaban como adiestradores o instructores en México.

La titular de la Procuraduría General de la República, Marisela Morales, afrontó el miércoles las preguntas de la prensa acerca de por qué se había permitido el regreso de los dos estadounidenses a su país cuando estaba en marcha una investigación.

Morales señaló que se autorizó a los estadounidenses irse para que recibieran atención donde creyeran que fuera seguro para ellos.

Afirmó que ambos podrían testificar después en el caso de los 12 agentes federales acusados de disparar el viernes contra el vehículo en el que viajaban.

Los dos estadounidenses se dirigían en una camioneta de la embajada con placas diplomáticas al curso de entrenamiento de la armada y los acompañaba un capitán de la Marina de México cuando cuatro vehículos, al parecer todos con policías federales, comenzaron a perseguirlos y a dispararles.

Los estadounidenses sufrieron heridas que no ponen en peligro sus vidas y el capitán de la Marina mexicana resultó ileso.