Brown anunció plan de cambio en ley de pensión en California

El Gobernador de California propone modificar las condiciones de retiro de burócratas

Guía de Regalos

Brown anunció plan de cambio en ley de pensión en California
Jerry Brown.
Foto: AP Photo / Jeff Chiu

El gobernador de California, Jerry Brown anunció su plan de reforma de pensiones que incrementaría la edad de retiro para los empleados públicos; obligaría a los trabajadores a contribuir con el 50 por ciento del costo del plan de jubilación y establecería límites a los salarios de los pensionados.

“Estas reformas son cambios radicales. Si la legislatura aprueba estas reformas, los beneficios públicos serán aún más bajos que cuando fui gobernador en 1975”, dijo el gobernador Brown durante una conferencia de prensa en Los Ángeles.

El nuevo sistema de pensiones aumentaría la edad de retiro para policías y bomberos de 55 a 57 años, y para el resto de empleados públicos la edad de jubilación sería de 65 a 67 años.

También requerirá que todos los empleados públicos contribuyan el 50% para el costo de sus pensiones. Actualmente, la contribución varía dependiendo de la ciudad.

En Los Ángeles, por ejemplo, la contribución del empleado es de 12%. Esta ciudad tiene una de las contribuciones más altas del estado. Es muy común encontrar ciudades en donde los trabajadores públicos no contribuyen al fondo de sus pensiones y la factura la paga completamente el gobierno local y/o estatal.

En el sistema privado de pensiones (401k), los empleadores deciden qué porcentaje contribuyen, si es que contribuyen.

Es común también encontrar empresas grandes que contribuyen un dólar por cada dólar que el trabajador destina para su retiro, es decir, contribuyen con el 50% del fondo de retiro.

El gobernador dijo que aún no está claro como funcionarán las seis ciudades conocidas como “charter” –entre las que están Los Ángeles y San Francisco-, las cuales tienen su propio sistema de gobierno y de pensión.

“Estamos limpiando este desorden y el acuerdo logrado ayer con los líderes de la legislatura es histórico en su alcance y ensus implicaciones”, dijo Brown, quien bromeó diciendo que tuvo que ser amigables con todos, llevarlos a comer y hasta presentarles a su esposa.

Aunque logró un acuerdo con los legisladores, quienes tienen la potestad para aprobar este plan de reformas, aún falta ver qué acción tomarán los sindicatos. Estos fueron excluidos de la discusión y aseguraron ayer que tomarán las medidas legales pertinentes -que incluyen posibles demandas- para tratar de parar la reforma.

Barbara Maynard, portavoz de la organización Californians for Retirement Security –que aglutina a los diferentes sindicatos de empleados públicos- dijo que es inaudito y un insulto que ninguno de los sindicatos estuviera en la mesa de negociaciones que decidió el futuro de las pensiones de los empleados.

“Nosotros al igual que el resto de los californianos estamos asqueados por los abusos que se han dado en el sistema de pensiones. Todos creemos que necesitamos una reforma, pero esta no es la forma de hacerlo”, dijo Maynard. “Uno de los puntos clave es que no se puede adoptar una medida para todos los empleados porque no es lo mismo un empleado que trabaja en una oficina a otro que ocupa un taladro o que tienen que subirse a los postes de electricidad. No se puede adoptar una sola medida para todos”.

Paula Ready, empleada del Departamento de Servicios Infantiles de San Bernardino y presidenta de la Asociación de Empleados Públicos de San Bernardino, considera que lo que está en juego es el bienestar de trabajadores como ella que por años han servido al público, y que al final de su vida posiblemente se verán obligados a pedir estampillas de comida o apoyarse en el seguro de incapacidad para sobrevivir.

Corina Lee, vicepresidente de la Liga de Protección de Policía de Los Ángeles, dijo que aún no sabe cómo afectará a los policías, pero recordó que los contratos están sujetos a negociación colectiva.

Mientras tanto en Sacramento, se esperaba que el plan fuera aprobado por el Comité Conjunto Especializado de las Pensiones públicas de la legislatura el lunes por la tarde y que pasara sin problemas. Ahora se estima que la Asamblea en pleno y el Senado aprueben la reforma de pensiones durante la última sesión programada para este viernes.

Warren Furatani, (D-Long Beach) copresidente del comité especializado en pensiones de la legislatura, dijo que la reforma de pensiones es justa con los contribuyentes, empleados y jubilados.

“Es producto de casi un año de deliberaciones que aseguran que el sistema de pensiones sea fiscalmente responsable, justo para los empleados públicos y contribuyentes”, señaló Furatani. “Estamos cerrando los vacíos y abusos en las pensiones en los niveles locales y del estado”.

Furatani precisó que se trata de una reforma compuesta por el plan del gobernador y legislación de demócratas y republicanos.

La asambleísta republicana de Laguna Niguel, Mimi Walters no estuvo muy de acuerdo con el paquete anunciado pues dijo que aunque, ahorrará a California entre 18, 000 y 30, 000 millones de dólares en las próximas décadas, la falta de financiamiento para las jubilaciones y el seguro médico de los jubilados es por cientos de miles de dólares. “Si bien esto es un paso pequeño en la dirección correcta, estamos desilusionados de que este plan no atienda estos pasivos en una forma significativa”.

El tesorero Bill Lockyer quien es parte de la junta directiva de los sistemas de pensiones de los empleados públicos y de los maestros, envió una carta en la que expone que el plan acordado representa la reducción a las pensiones públicas más amplia de la historia. “Las reduce mucho más abajo de lo que estaban en 1999”, indicó.

Y remató que con estas reformas, “dejaremos de cavar un agujero fiscal y comenzaremos a reducir a fondo el costo de las pensiones. Además esto asegura que los trabajadores vivan su jubilación dignamente.