Tranque en Gobierno griego paraliza nuevas medidas de ahorro

El tranque en el Gobierno griego ha paralizado las nuevas medidas de ahorro que reclama la Unión Europea

Guía de Regalos

Tranque en Gobierno griego paraliza nuevas medidas de ahorro
El primer ministro de Grecia, Antonis Samarás (izquierda), habla con el presidente del Eurogrupo, Jean Claude Juncker, durante un encuentro mantenido en la mansión Maximos en Atenas, Grecia.
Foto: Archivo / EFE

Atenas – Los tres partidos que apoyan al Gobierno griego no han sido capaces de acordar cómo ahorrar los 11.600 millones de euros que reclama la Unión Europea y que tendrían que salir, en parte, de nuevos recortes de pensiones y salarios.

“La elaboración de las medidas de 11.600 millones no ha terminado. Nos oponemos a la nueva reducción de las pensiones y de los salarios y a la reducción drástica de la financiación de los municipios porque no podrán funcionar”, aseguró Fotis Kuvelis, líder de la formación de centro-izquierda Dimar.

Kuvelis hizo estas declaraciones a la salida de un encuentro con el primer ministro conservador, Andonis Samarás, y el dirigente socialdemócrata Evangelos Venizelos, en la que se tendría que haber cerrado la nueva tanda de recortes.

Kuvelis anunció que tendrá que haber una nueva reunión para intentar acercar posturas.

Venizelos también explicó que no ha acabado el debate sobre las medidas aunque sí reconoció que “seguramente habrá recortes”, aunque insistió en que es preciso ofrecer a la gente “una perspectiva de futuro”.

En ese sentido, defendió que se ponga un límite a los recortes que sufren las capas sociales con menos ingresos pero también la clase media, a la que definió como “la espina dorsal” de la sociedad griega.

Venizelos aseguró que las medidas de ahorro han de ser percibidas dentro de la estrategia para mantener al país en la eurozona y sacarlo de la recesión.

Más positivo sobre la posibilidad de consenso se mostró el ministro de Finanzas, Yanis Sturnaras, que al terminar el encuentro aseguró que ya hay acuerdo pero que “hay algunas objeciones secundarias de los partidos” que tendrán que ser debatidas.

“El problema más espinoso es la reducción de los salarios de militares, policías, profesores de universidad, jueces, médicos de hospitales y clérigos”, explicó el ministro, quien descartó que se vayan a recortar las pensiones mínimas de los agricultores.

El objetivo del primer ministro es tener atado el paquete de medidas antes de que lleguen a Atenas a principio de septiembre los inspectores del Banco Central Europeo, de la Comisión Europea y del Fondo Monetario Internacional que han de establecer si Grecia cumple los compromisos de ahorro exigidos a cambio de ayuda financiera.