Guatemala y EEUU van contra las drogas

Defensores de garantías del individuo temen la militarización

El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina (d), se reúne con el jefe del Comando Sur de EEUU, general Douglas Fraser (i), en  Guatemala.
El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina (d), se reúne con el jefe del Comando Sur de EEUU, general Douglas Fraser (i), en Guatemala.
Foto: EFE

CIUDAD DE GUATEMALA, Guatemala (AP).- Una reciente operación conjunta de la Marina estadounidense y el Ejército guatemalteco contra las drogas podría evocar el fantasma de los abusos a los derechos humanos durante la larga guerra civil en Guatemala, advirtieron varios grupos de activistas, grupos defensores de las garantías individuales.

Un contingente de 200 infantes de marina de Estados Unidos comenzó a patrullar esta semana la costa occidental de Guatemala como parte de un acuerdo bilateral para interceptar cargamentos de drogas.

“Las comunidades rurales en Guatemala están temerosas de que las Fuerzas Armadas sean utilizadas para combatir a los narcotraficantes porque las técnicas aplicadas son las mismas que fueron usadas en la guerra [que combatía a la insurgencia]”, señaló el viernes la activista pro derechos humanos Helen Mack, directora de la Fundación Myrna Mack.

“La memoria histórica está presente y los guatemaltecos están temerosos de eso”, añadió.

Kelsey Alford-Jones, directora de la Comisión de Derechos Humanos para Guatemala/USA, observó que las Fuerzas Armadas guatemaltecas, que fueron apoyadas por Estados Unidos durante la guerra civil, cometieron más del 93% de los hechos de violencia.

Fue hace 50 años cuando las Fuerzas Armadas de Estados Unidos enviaron por última vez una cantidad significativa de ayuda y equipo a Guatemala, y establecieron una base para apoyar las acciones de contrainsurgencia durante un levantamiento guerrillero que surgió luego de que el Gobierno democrático de Jacobo Arbenz fue derrocado en 1954 en un golpe apoyado por la CIA.

El conflicto provocó una guerra civil de 36 años que terminó en 1996 con la firma de los acuerdos de paz entre el Gobierno y los guerrilleros izquierdistas.

La guerra civil causó más de 200 mil bajas, entre muertos y desaparecidos, y el 93% de esos casos fueron atribuidos a las fuerzas del Estado y a los grupos paramilitares, de acuerdo con las Naciones Unidas. Estados Unidos se retiró en 1978.