¿Qué dice el Plan Romney sobre inmigración?

Los republicanos se oponen a una amnistía y, en general, a cualquier política que permita a los indocumentados a 'colarse' en la fila.

¿Qué dice el Plan Romney sobre inmigración?
Romney busca elevar el límite de número de visas emitidas para individuos con títulos avanzados.
Foto: AP

SAN FRANCISCO — Sinceridad, parece, no puede reprochárseles a los republicanos. En español, los proyectos de Mitt Romney para la presidencia de los Estados Unidos suenan a lo que se les acusa, de ser rabiosamente pro empresariales, traer recortes a rajatabla de programas sociales y tener fijo en la mira la desaparición del nuevo sistema de salud apenas aprobado por el Congreso.

Los republicanos consideran, según la plataforma electoral de Mitt Romney, que para “poner a los Estados Unidos a trabajar nuevamente” se requiere “un regreso profundamente conservador a políticas que han servido bien a la nación”.

Respecto a los inmigrantes, se lee en el ideario del candidato del partido republicano a la presidencia:

“Romney elevará el límite del número de visas emitidas para los individuos que tienen títulos avanzados en matemáticas, ciencias e ingeniería que han recibido ofertas de compañías americanas (…) también trabajará para establecer una política que combina una tarjeta de residencia al diploma (sic) de cada estudiante elegible con visa que se gradúe de una universidad americana con un título avanzado en matemáticas o ingeniería”.

El republicano promete que eliminará “los requisitos innecesarios que retrasan la expedición de una visa y aceleraremos la tramitación de solicitudes” de visas para trabajadores agrícolas temporales y “otros trabajadores de temporada”.

Respecto a esos “otros trabajadores”, la plataforma de Romney abunda: “Muchas empresas relacionadas con el turismo (…) dependen de estos trabajadores y tendrían que reducir o cesar sus operaciones si no hay suficientes visas”.

De los inmigrantes indocumentados:

“Mitt Romney se opone a la amnistía porque él cree que es un imán que fomenta la inmigración ilegal”.

Más: “Mitt cree que no se debe permitir que ocurra una amnistía nuevamente”. Y en el mismo párrafo: “Mitt se opone absolutamente a cualquier política que permitiría a los inmigrantes ilegales ‘colarse’ en la fila”.

Los jóvenes que fueron traídos al país cuando eran menores de edad y que radican aquí sin documentos legales: “deben tener la oportunidad de hacerse residentes permanentes y eventualmente ciudadanos, sirviendo honorablemente a las fuerzas armadas de los Estados Unidos”, dice el documento.

En el ideario de Romney se recuerda que él, como gobernador de Massachusetts, “autorizó a la policía estatal a ayudar al gobierno federal en el cumplimiento de las leyes migratorias”. También se menciona que “vetó los beneficios de matrícula estatal para los inmigrantes ilegales y se opuso a las licencias de manejar”.

El candidato republicano concuerda que el sistema migratorio de los Estados Unidos “está roto”. Para repararlo, habla de asegurar la frontera; instituir un sistema federal obligatorio de verificación de empleo; acelerar trámites para reunificar familias de inmigrantes con documentos.

La primera mención a los inmigrantes indocumentados en la plataforma de Romney es ésta:

“Una frontera porosa permite a los inmigrantes ilegales entrar a los Estados Unidos, miembros de cárteles violentos y posibles terroristas entre ellos. Y muchos turistas ignoran la duración de sus visas y se quedan en el país ilegalmente”.

El padre de Romney, quien llegó a ser presidente de una compañía automotriz, American Motors Corporation, gobernador de Michigan por tres periodos, miembro del gabinete del presidente Richard Nixon y él mismo precandidato republicano a la presidencia, nació en México, donde a su vez también su padre nació; la historia es que el bisabuelo huyó de los Estados Unidos, acosado por practicar la poligamia, bien vista hasta entonces por los mormones, religión que la familia aún a la fecha practica.