Una tradición que es rica de saborear

Era una bebida favorita de Moctezuma, porque le daba vigor, pero los oaxaqueños en LA mantienen viva la tradición de tomar tejate, un atol de maiz y cacao.
Una tradición que es rica de saborear
Amalia Gutiérrez, de San Marcos Tlapazola, Oaxaca, sirve un vaso del nutritivo y delicioso tejate.
Foto: J. Emilio Flores / La Opinión

Nueve mujeres se disputaron ayer el título de Mejor Tejate durante la V Feria del Tejate que realizó en el parque Stoner, en West Los Ángeles.

Aunque la competencia fue fuerte, Clarisa Hernández, originaria de San Bartolomé Quialana, en el estado mexicano de Oaxaca, ganó la competencia por la delicada combinación de cacao, pisle y flor de calabaza.

Las participantes fueron calificadas por un panel de jueces que tomaron en cuenta el sabor, la textura, el color, la calidad del cacao y de los otros ingredientes.

“Mi secreto es que utilizo los mejores ingredientes. Compro el mejor cacao y el maíz lo preparo como me lo enseño mi mamá”, dijo Hernández.

La ganadora tiene siete años vendiendo masa para Tejate los fines de semana. Ella lo vende desde su casa y su clientela aumenta cada vez más no sólo por el sabor original de la bebida, sino también porque ella les vende una libra de masa que sirve para que la persona se prepare dos jícaras de Tejate.

“Las personas que me comprar la masa saben que es bueno y que lo pueden preparar cuando ellos gusten… vendo una libra de masa por cinco dólares”, agregó Hernández, quien hasta ayer no tenía planes de expandirse, pero que no descarta la posibilidad de poder alcanzar otros mercados con su técnica.

Durante la inauguración de la feria del Tejate estuvieron presentes unas 300 personas, pero durante todo el día, los organizadores calculan que asistieron unas mil.

“A la gente le gusta venir y probar esta sabrosa bebida que requiere mucho trabajo y preparación, y también les gusta recordar sus tradiciones”, dijo Gabriel Gómez Martínez, uno de los organizadores.

José Paulo, originario de Oaxaca, viajó unas 20 millas para saborear el Tejate.

“Venimos con la familia para que los niños prueben esta bebida que es sabrosa… yo les dije que tenían que probarlo de manos expertas porque no todos pueden prepararla. No sé si sabe que es muy complicada prepararla”, manifestó Paulo.

La historia cuenta que el Tejate era la bebida preferida del emperador azteca Moctezuma.

El Tejate es un atol prehispánico hecho a base maíz, con cacao, semilla de mamey, pisle y flor de cacao. Tiene un aroma a masa de maíz, es espeso como un atol y sabe a maicena. Tradicionalmente se toma a temperatura ambiente y se le puede agregar azúcar u otro tipo de endulzante.

Las leyendas cuentan que Moctezuma tomaba 50 jícaras de Tejate al día para darle fuerza y virilidad.

El valor nutritivo del Tejate proviene de la combinación de maíz -que es alto en minerales, ácido fólico y hierro- y el cacao -es alto en flavonoides que ayuda en la circulación sanguínea-. Los demás ingredientes le agregan sabor y dosis de aceites naturales y antioxidantes.