En la captura, 3 funcionarios

Además se decomisaron cinco vehículos, varios teléfonos celulares, un cargador para arma larga y 10 cartuchos

En la captura, 3 funcionarios
Agentes mexicanos escoltaban ayer a 10 presuntos delincuentes ligados a la organización criminal de Los Zetas.
Foto: EFE

MONTERREY, México (EFE).- Las autoridades mexicanas anunciaron ayer la captura en el nororiental estado de Nuevo León de 10 personas, ente ellas un funcionario municipal, un jefe policial y un agente, presuntamente ligadas a la organización criminal Los Zetas.

Entre los detenidos, presuntamente vinculados a 17 asesinatos, están el secretario de Seguridad del municipio de Anáhuac, Rubén Múzquiz Riojas; el director de la Policía Municipal, Jesús Mario Mata Hernández; y el agente Juan Jesús Méndez.

El portavoz de seguridad de Nuevo León, Jorge Domene, indicó que las detenciones fueron realizadas en los últimos días por las fuerzas estatales y federales.

Miembros del Ejército y de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) “lograron la captura de una banda de delincuentes que operaban principalmente en los municipios de Anáhuac y Lampazos (Nuevo León)”, y Candela, en el estado de Coahuila, señaló.

Domene detalló que los detenidos secuestraban a sus víctimas, las asesinaban y después las incineraban.

En el caso de los funcionarios municipales, dijo que daban protección a la banda criminal, un trabajo por el que el secretario de Seguridad recibía 40 mil pesos (unos tres mil dólares) del crimen organizado, precisó.

Las autoridades le decomisaron a la banda cinco vehículos, varios teléfonos celulares, un cargador para arma larga y 10 cartuchos. Además, en dos haciendas de Anáhuac,en el norte de Nuevo León, fueron halladas evidencias de restos humanos que forman parte de la investigación.

Nuevo León, al igual que Coahuila, es escenario de una cruenta lucha entre la agrupación criminal Los Zetas y sus antiguos aliados del cartel Golfo, que ha dejado numerosas víctimas.

Los Zetas nacieron como un brazo armado del Cartel del Golfo, pero en marzo de 2010 rompieron con esa organización y desde entonces han protagonizado los más cruentos casos de violencia registrados en el país en su lucha por ganar territorios.