EEUU no extraditará a expresidente de Bolivia (Video)

Gonzalo Sánchez de Lozada fue acusado de una matanza de 60 personas producida por la represión militar a una revuelta social en 2003
EEUU no extraditará a expresidente de Bolivia (Video)
El conflicto social se desató en el 2003 por la decisión de Sánchez de Lozada de exportar el gas boliviano a EE.UU. a través de un puerto de Chile.
Foto: AP

La Paz – Estados Unidos ha rechazado extraditar al expresidente boliviano Gonzalo Sánchez de Lozada (1993-1997 y 2002-2003), acusado de responsabilidad en una matanza de 60 personas producida por la represión militar a una revuelta social en 2003, informaron hoy el Gobierno y un abogado acusador.

El presidente boliviano, Evo Morales, dijo ante militares en una base del sur que recibió ayer una nota del Gobierno estadounidense “negando la extradición de quienes hicieron mucho daño a Bolivia, quienes políticamente decidieron el mal uso de las Fuerzas Armadas”.

Morales dijo que rechaza “rotundamente” los términos de la nota, en la que el Gobierno estadounidense sostiene, según el mandatario, que no pueden conceder la extradición porque las autoridades civiles no son responsables de las acciones de los militares.

El presidente acusó a EE.UU. de convertirse “en el refugio de los delincuentes”, en un “paraíso de la impunidad” y en un país que “nunca respetó la dignidad y soberanía de Latinoamérica”.

El abogado Rogelio Mayta, asesor de las familias de las víctimas de la matanza, dijo a Efe que EE.UU. ha rechazado la extradición de Sánchez de Lozada y de quienes fueron sus ministros de Defensa Carlos Sánchez Berzaín y de Hidrocarburos Jorge Berindoague.

La extradición fue solicitada a fines del 2008, pero no pasó a consideración de un juzgado estadounidense por lo que el rechazo es una “decisión política” del departamento de Estado, dijo Mayta, que accedió a una copia de la nota enviada a Bolivia.

Sánchez de Lozada y sus dos colaboradores fueron acusados de genocidio por su presunta culpa en la muerte de 60 personas ocurrida en 2003, durante una oleada de conflictos que fue reprimida por las Fuerzas Armadas.

El conflicto social se desató por la decisión de Sánchez de Lozada de exportar el gas boliviano a EE.UU. a través de un puerto de Chile, país al que Bolivia le reclama una salida al Pacífico.

La crisis derivó en la dimisión de Sánchez de Lozada el 17 de octubre de 2003, 14 meses después de asumir su segundo mandato.

En agosto del 2011, el Tribunal Supremo de Justicia condenó con diversas penas a dos exministros y cinco exjefes militares por esa matanza y dejó pendiente el juicio a Sánchez de Lozada y otros ocho exministros que huyeron del país y obtuvieron asilo o se encuentran refugiados en Estados Unidos, Perú y España.

Mayta dijo que el Tribunal Supremo y la Fiscalía General deben ahora evaluar la respuesta de Estados Unidos para intentar que se vuelva a encaminar la petición de extradición.

Según el abogado, el rechazo puede tener un carácter temporal pues el texto de la carta enviada dice que “en este momento” no puede proceder con la extradición de los tres acusados en Bolivia.

“Esto nos abre las puertas para volver a presentar la solicitud de extradición”, sostuvo el jurista.

El Defensor del Pueblo, Rolando Villena, condenó la posición de Estados Unidos, porque “es un hecho que produce impunidad, que cancela el acceso a justicia” y pidió que el Gobierno de Morales evalúe la efectividad de sus acciones en esta solicitud.

Los familiares de las víctimas anunciaron que en los próximos días se manifestarán ante la embajada de Estados Unidos, donde el máximo representante es el encargado de negocios Larry Memmott.

Morales expulsó en 2008 al entonces embajador Philip Goldberg al que acusó de conspirar y desde entonces ambos países no tienen relaciones a nivel de embajadores, aunque en 2011 firmaron un convenio para mejorarlas y concretar las designaciones.