Policía mató por error a dominicano inocente en El Bronx

Lo confundieron con los asaltantes de los cuales el joven trabajador acababa de escapar
Sigue a La Opinión en Facebook
Policía mató por error a dominicano inocente en El Bronx
Vecinos, amigos y otros ciudadanos indignados por la muerte de Reynaldo Cuevas reclamaban justicia hoy en El Bronx.
Foto: EDLP / Humberto Arellano

Nueva York – Justo cuando el joven dominicano Reynaldo Cuevas podría haber pensado que se le había escapado a la muerte, una bala disparada esta madrugada por la Policía de Nueva York le dio en el cuello y lo mató.

Minutos antes de que esa bala lo lanzara al suelo, Cuevas, desarmado y de 23 años, estaba siendo intimidado en su trabajo por unos asaltantes enmascarados que llegaron casi a las 2:00 de esta madrugada a la bodega Aneurys Deli Grocery (anteriormente llamada Nathalie Grocery), en El Bronx.

Un cliente que miró a través de la vitrina se dio cuenta de que estaba ocurriendo un asalto porque incluso vio a uno de los enmascarados apuntándole al gerente de la tienda. Esa persona, no identificada por las autoridades, cruzó la calle en la avenida Franklyn y llamó al 911, donde reportó el crimen.

La Policía se dirigió al lugar y primero vieron salir de la tienda al gerente que, según José García, primo de Cuevas, lo primero que hizo fue alzar las manos mientras gritaba “me están asaltando”, “me están asaltando”. Justo detrás del gerente salió el joven trabajador dominicano y, presumiblemente con la adrenalina en alto, arrancó a correr para preservar su vida. En ese momento, un policía pensó que se trataba del asaltante y le dio el mortal disparo.

Cuando Cuevas estaba en el piso, un agente no identificado por testigos, lo agarró por el brazo y lo arrastró para “someterlo” a la obediencia. Luego se dieron cuenta de que se trataba de un inocente y que los maleantes seguían atrincherados en la bodega.

Cerca de las 6:00 de la mañana fue que pudieron sacarlos de allí y hasta este mediodía los sospechosos permanecían bajo arresto y estaban siendo interrogados.

Mientras tanto, el presidente de la Federación de Bodegueros, José B. Fernández, exigió una investigación que revele por qué el joven bodeguero “que no tenía arma en sus manos y nunca representó una amenaza para la policía” fue baleado de muerte.