Cae jefe de Cártel del Golfo

La Marina mexicana descabeza al segundo cártel más poderoso del país

Cae jefe de Cártel del Golfo
Sobre Jorge Castillo Sánchez, "El Coss", pesaba una recompensa para quien proporcionara información que llevara a su captura
Foto: AP

MÉXICO, D.F.- Las jornadas de sangre que por años dejó la rivalidad entre los Zetas y el cártel del Golfo en Tamaulipas y estados vecinos, resume el papel que jugó Jorge Castillo Sánchez “El Coss”, de 41 años, capturado por la Marina Armada de México.

En un día del verano pasado sus huestes atravesaron en la calle camiones y automóviles para bloquear las entradas a Nuevo Laredo y el infierno comenzó. Balaceras aquí y allá. Muertos y calcinados entre ellos el alcalde de Hidalgo.

La violencia se extendió por otros territorios y hubo una docena de acribillados en Durango y nueve más en Tabasco mientras las autoridades tamaulipecas sólo se animaron a decir a través de la vía la red social twitter que “había una situación de riesgo”.

“La aprehensión del capo generará más violencia en el reacomodo de fuerzas, aunque también es un regalo para los Zetas que peleó con saña y terror este territorio”, explicó el analista en seguridad nacional Pedro Isnardo de la Cruz, de la Universidad Nacional Autónoma de México.

“De manera indirecta también beneficia para el cártel de Sinaloa que controla actualmente el narcotráfico en el país”.

Castillo o “El Sombra”, como también se le conoce, fue aprehendido sin un solo tiro, lejos del estilo sanguinario que le hizo fama. Los marinos dijeron que se entregó en un rancho de la carretera que conecta a los municipios de Tampico y Soto La Marina después de que cayeron sus escoltas.

Fue presentado ayer ante los medios de comunicación. Con el bigote recortado y acicalado y su 1.78 metros de estatura, parecía un rechoncho padre de familia del norte del país, pero con una mirada fría y oscura, como la de un tiburón.

El gobierno norteamericano ofrecía por él cinco millones de dólares. Lo acusa de tráfico de droga, lavado de dinero y porque en1999 amenazó a agentes de la DEA y el FBI.

En México, las autoridades pusieron el precio a su cabeza: 2.5 millones de dólares para quien llevara a la captura de este hombre que tenía el poder de cerrar ciudades, escuelas y decidir sobre vidas en la región del noreste mexicano.

“El Coss” tomó el control de la organización criminal al Ezequiel Cárdenas Guillén “Tony Tormenta”, abatido por los marinos en 2010 junto con Mario Cárdenas Guillén, hermano de Osiel Cárdenas Guillén, preso en 2003 y extraditado a Estados Unidos.

Ricardo Ravelo, autor de la biografía Osiel: vida y tragedia de un capo, explicó que con la captura de Castillo termina una generación de mando en el cartel del Golfo, la organización que a principios del 2000 logró seducir a jefes del Ejército para convertirse en los temibles sicarios Zetas.

Una década después, la separación de estas organizaciones fue la causa de uno de los capítulos más aterradores del país cuando los Zetas buscaron otras vías de financiamiento para su organización y agudizaron el secuestro de migrantes, entre ellos, las 72 víctimas de la masacre de San Fernando, en Tamaulipas.