López Obrador sigue su camino

Izquierda mexicana impactada por recientes decisiones del ex candidato a la presidencia por el PRD

El domingo 9 de septiembre, AMLO anunció su separación del PRD, en el Distrito Federal.  Foto EFE.
El domingo 9 de septiembre, AMLO anunció su separación del PRD, en el Distrito Federal. Foto EFE.
Foto: Foto EFE.

MÉXICO, D.F.- La izquierda mexicana está alterada. La separación de su ex candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador (AMLO) divide opiniones entre los dirigentes que dudan sobre un futuro de mayor unidad o de división; si habrá una desbandada o si lograrán consolidar a otros líderes que logren un triunfo real y oficial en la presidencia.

Cuauhtémoc Cárdenas, fundador del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y tres veces contendiente a la presidencia (1988, 1994 y 2000) opinó que la “sana distancia” de López es una oportunidad para buscar “otros mexicanos” con capacidad “de llegar al poder”.

“El PRD tiene que ponerse a trabajar muy duro para que realmente sea un partido con sentido progresista”, expresó.

AMLO anunció sus intenciones de formar un partido que surgiría de la organización civil Morena, creada por él mismo tras su primera derrota en 2006. Oficialmente esta tarea lo llevó a renunciar formalmente al PRD, al Partido del Trabajo y Movimiento Ciudadano que integraban la coalición Movimiento Progresista.

Pero el distanciamiento con los perredistas inició años antes, en 2009, explicó el analista político Javier Aparicio del Centro de Investigación y Docencia Económica: cuando se peleó con los Chuchos -una corriente dentro del partido- por el control de la dirigencia y la imposición de candidaturas para el Congreso.

“Lo que vemos ahora es que López Obrador quiere un partido donde sólo él mande”, observó.

De acuerdo con la reforma electoral de 2008, los tiempos legales en México para formar un nuevo partido comienzan en enero próximo: los interesados deben informar al Instituto Federal Electoral sobre sus intensiones a más tardar en enero de 2013 y a partir de ahí integrar las asambleas, los estatutos y el padrón para obtener el registro en 2014.

Así el Partido Morena quedaría listo para las elecciones intermedias de 2015, cuando se renueva la Cámara de Diputados y diversas gubernaturas.

“El PRD quizá se quede con liderazgos como el de Marcelo Ebrard y su sucesor en el gobierno del Distrito Federal, Miguel Mancera, y la izquierda tendrá entonces dos escenarios: o se une a conveniencia o se destruye entre sí”.

Los más optimistas consideran que “el divorcio amistoso” abre la posibilidad de futuras alianzas.

La dirigencia perredista respondió con tiento para “no fallar a los 16 millones” que votaron por la coalición de izquierda encabezada por López Obrador.