Le denuncia para no pagarle su salario

Patrón acusa de robo a su empleado quien ahora encara la deportación

Le denuncia  para no pagarle su salario
La abogada Jassica Karp es parte del equipo que defiende a José Ucelo González de las acusaciones en su contra.
Foto: Ciro Cesar / La Opinión

Cuando no estaba trabajando para la compañía que lo contrataba regularmente, José Ucelo González iba a un Home Depot ubicado en Anaheim, a esperar a que cualquier persona lo contratara para trabajar por horas. Nunca imaginó que en uno de esos días comenzaría su pesadilla con las autoridades de Inmigración.

Ucelo, de 46 años y residente de Hawaiian Gardens, no se rehusaba a reaningún trabajo, ya fuera construcción, jardinería, o lo que fuera, con tal de poder sostener a su familia, compuesta de su esposa, Débora Tejada, y su hijo de once meses, Josué.

Un día de marzo de este año, como ya era costumbre, José se encontraba en las inmediaciones del Home Depot, esperando que alguien lo contratara. El dueño de una empresa llegó buscando empleados y después de fijarse en algunos, se decidió por Ucelo. Inmediatamente le explicó que se trataba de tender asfalto en un estacionamiento, y acordó pagarle un salario de diez dólares la hora. Después de casi diez horas de trabajo, en lugar de recibir su remuneración, el hombre llamó a la policía de Garden Grove y lo acusó de haberle robado algunas de sus pertenencias. A pesar de sus protestas y de negar que hubiera hecho algo malo, los policías decidieron llevarse detenido a Ucelo a la estación de policía de Garden Grove.

Ahí se le levantó como cargo el intento de robo y posteriormente fue trasladado al centro de reclusión del condado de Orange, ubicado en la ciudad de Santa Ana.

“Es triste porque la verdad, uno está aquí ilegal, y en un caso de esos uno no sabe si va a parar a su país de vuelta”, dijo Ucelo, quien agregó que sería muy triste para él separarse de su familia, pues no puede quedarse en el país.

Después de pasar siete u ocho días en la cárcel, las autoridades policiales retiraron los cargos al descubrir que las acusaciones del jefe de Ucelo eran falsas, incluyendo el nombre que les había dado. Sin embargo, el calvario de Ucelo apenas comenzaba.

Recién comenzaba a sentirse feliz por tener la oportunidad de limpiar su nombre, cuando las autoridades de Inmigracion emitieron una orden de detención en su contra. Desde el centro en que se encontraba fue enviado a las instalaciones del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE) en Santa Ana, en donde fue liberado mediante el pago de una fianza. Sin embargo, su caso sigue en pie y deberá asistir a una audiencia en marzo de 2013.

“Si tuviera la oportunidad de hablar con alguien que verdaderamente me pusiera atención con respecto a mi caso, le pediría que se ponga la mano en la conciencia”, dijo Ucelo. “Yo pienso que me deberían dar una oportunidad porque yo considero que hasta aquí he sido justo y honesto y porque no ando en malos pasos ni haciéndole daño a nadie”

Una de las leyes que habría ayudado a Ucelo es el ‘Trust Act’, la cual busca establecer prioridades entre los indocumentados detenidos, para diferenciar a las personas que han cometido delitos menores de aquellos con antecedentes policiales o que han cometido delitos considerados graves. Estos últimos serían firmes candidatos para la deportación por considerarse un peligro para la sociedad. Sin embargo, el Trust Act, que aún espera la firma del gobernador Jerry Brown, enfrenta la oposición de algunos sheriffs y el apoyo de funcionarios municipales, incluyendo el alcalde Villaraigosa, y miembros del clero y organizaciones locales.

Mientras tanto, Ucelo se encuentra a la espera de la solución de su caso, afortunadamente no se encuentra solo. Ha recibido el apoyo de su comunidad y organizaciones tales como el National Day Laborer Organizing Network (Red Nacional de Jornaleros) y la Clínica de Inmigración de la Universidad de California en Irvine, quienes realizaran el día de hoy una jornada de protesta a su favor. Durante la misma, harán un llamado al gobernador Brown para que firme el Trust Act y evitar que casos como el de Ucelo se repitan en el futuro.

Asimismo, pedirán a ICE que reconsidere y cierre su caso y entregarán a la persona que lo denunció la notificacion de una demanda en su contra. Con esta demanda, José espera recuperar algo del dinero que ha invertido para pagar abogados y otros gastos de su caso.

“Sin el apoyo que me han brindado no tendría la suficiente fuerza para enfrentarme al problema que tengo con inmigracionó, dijo Ucelo.

Añadió que las personas que enfrentan casos similares al suyo no deben quedarse con los brazos cruzados, sino buscar el apoyo de las personas de buen corazón que están dispuestas a ayudar. “Hay que mantener la frente en alto para demostrarles a la gente de mal corazón que nosotros podemos también”, dijo.