Acaba plazo para votar por el gobernador de Puerto Rico (Video)

A falta de pocas horas para el cierre del vencimiento de inscripción se registraron un total de 2,387,951 personas

San Juan – El periodo de inscripción para votar en las elecciones a gobernador de Puerto Rico del próximo 6 de noviembre, así como en la consulta sobre la relación política de la isla con Estados Unidos, finaliza hoy.

El presidente de la Comisión Estatal de Elecciones (CEE) de Puerto Rico, Héctor Conty, informó en declaraciones a medios locales que a falta de pocas horas para el cierre del plazo de inscripción se habían registrado un total de 2,387,951 personas.

Explicó que pueden inscribirse en las Juntas de Inscripción Permanente de la CEE todas las personas que hayan cumplido o cumplan 18 años antes del 6 de noviembre.

El estatus de Puerto Rico de estado libre asociado de Estados Unidos no da derecho a los puertorriqueños a votar en las elecciones presidenciales, que también se celebrarán el próximo 6 de noviembre.

También deberán pasar por las oficinas de las Juntas de Inscripción Permanente de la CEE quienes no votaron en las elecciones generales de 2008, para acreditarse como electores hábiles de cara a la cita de noviembre.

Conty aclaró que el número de electores hábiles para la cita del próximo 6 de noviembre, a falta de pocas horas para el cierre del proceso, se mantiene por debajo de la cifra de 2,0458,000 que tomaron parte en las elecciones a gobernador de 2008.

En su opinión, la razón puede atribuirse a la alta cantidad de población “flotante” de la isla, acuciada desde hace más de cinco años por una profunda crisis económica que ha provocado un incremento en el flujo migratorio hacia Estados Unidos.

Señaló además que entre hoy y mañana se espera contar con un informe sobre un incidente ocurrido la pasada semana a la entrada de la sede del CEE, cuando el líder de la oposición y candidato del Partido Popular Democrático (PPD), Alejandro García Padilla, intentó acceder a la sede de ese organismo para acompañar a unos simpatizantes que iban inscribirse como electores.

Un miembro de la campaña del gobernante Partido Nuevo Progresistas (PNP) trató de impedir el acceso de García Padilla, lo que provocó un incidente que precisó de la intervención de la Policía.

La campaña electoral -en Puerto Rico no hay un periodo concreto de inicio para actos electorales- continúa con mítines por parte de las seis formaciones que se presentan a la cita del 6 de noviembre.

Los dos únicos candidatos con posibilidades reales de imponerse son el actual gobernador, el anexionista Luis Fortuño, y García Padilla, que participaron este fin de semana en distintos actos electorales en el área oeste de la isla.

La última referencia sobre intención de voto para noviembre es la encuesta publicada por el diario El Nuevo Día el pasado agosto, que daba a García Padilla el 41% del apoyo popular, mientras que Fortuño era el favorito de un 36%.

La encuesta mostró un acercamiento del gobernador a García Padilla en relación al pasado mayo, cuando la diferencia entre ambos candidatos era de 7 puntos.

La campaña ha contado hasta el momento con un debate entre los seis candidatos oficiales a jefe del Ejecutivo, el pasado martes, en el que no se pudo ver un cara a cara directo entre los dos principales aspirantes debido a la presencia de representantes de los otros cuatro partidos, todos sin posibilidad alguna de triunfo.

El debate, según la prensa local y analistas, pudo haberlo ganado García Padilla, que sorprendió al llamar cobarde al gobernador y aspirante a la reelección.

García Padilla reclamó a Fortuño que mirara a los ojos y pidiera perdón al ciudadano Carlos Cruz, presente entre el público y quien perdió su empleo en una empresa pública durante este cuatrienio.

La cita del 6 noviembre se aprovechará además para preguntar a los puertorriqueños sobre la relación política de la isla con Estados Unidos, país al que Puerto Rico se subordina bajo la figura de estado libre asociado.

Esta consulta no vinculante sobre el estatus incluye, además del “sí” o “no” a mantenerse vinculados a Estados Unidos, una segunda cuestión en la que se solicita a la población que se decante por una de tres opciones -anexión, independencia o estado libre asociado soberano- fuera de la Cláusula Territorial de la Constitución de Estados Unidos, que perpetúa la presente situación política.