Aumentan los muertos

Autoridades de salud alertan sobre los casos del virus del Nilo
Aumentan los muertos
El contagio del virus del Nilo se produce normalmente mediante la picadura de mosquitos. De allí que es importante usar repelente en las horas más activas de estos insectos y eliminar de patios y jardines todo depósito de agua.
Foto: Archivo / La Opinión

WASHINGTON, D. C.- El número de casos del virus del Nilo Occidental en Estados Unidos ha aumentado en un 25% desde la primera semana de septiembre, con 1,993 afectados y 87 muertes registradas en todo el país, informaron en estos días los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

El estado de Texas registra aún el mayor número de infectados, una cifra que se eleva a por lo menos 888 casos y 35 fallecimientos.

Sin embargo, un portavoz del Departamento de Servicios de Salud de Texas, David L. Lakey, indicó que sus números más recientes muestran una cifra aún mayor, con 1,013 casos y 40 defunciones.

“Esperamos que este aumento continúe durante las próximas semanas, probablemente hasta octubre”, dijo el doctor Lyle R. Petersen, director de la división de los CDC para enfermedades transmitidas por vectores infecciosos.

El 54% de los casos pertenece a la variedad neuroinvasiva grave, que puede conducir a la encefalitis o meningitis.

Pero la gran mayoría de las infecciones del Nilo Occidental, un 80%, son tan leves que las personas no saben que están infectadas.

El virus se ha detectado en 48 estados, en 44 de los cuales se han dado casos en humanos.

Aparte de Texas, también registran un número elevado de infecciones los estados de Misisipi, Dakota del Sur, Oklahoma, Luisiana y California.

Según las autoridades estadounidenses, cerca de una de cada 150 personas infectadas por este virus contrae la enfermedad de forma grave.

El resto puede presentar síntomas como fiebre, dolor de cabeza, dolores corporales, dolores en las articulaciones, vómitos, diarrea o erupciones cutáneas.

Las personas con mayor riego son aquellas que superan los 50 años y quienes hayan sufrido enfermedades como cáncer, diabetes o problemas renales, así como aquellos que se hayan sometido a trasplantes de órganos.

Alrededor de la web