Están en crisis varios distritos escolares de CA

El 20% de ellos está a punto de irse a la quiebra
Están en crisis varios distritos escolares de CA
De no aprobarse la Prop. 30, que busca aumentar impuestos para la educación, muchas escuelas no tendrán salvación.
Foto: Archivo / La Opinión

SACRAMENTO.- La autorización de un préstamo de emergencia por el estado, para salvar de la insolvencia al Distrito Escolar Unificado de Inglewood en el condado de Los Ángeles, lanzó la señal de alarma sobre la inminente quiebra en el 20% de los distritos escolares de California.

Los distritos que podrían seguir los pasos de Inglewood y pasar al control del estado son: South Monterey County Joint Union High; el Elemental de Nevada City; el Distrito Escolar Unificado de Paso Roble en San Luis Obispo; Distrito Escolar de Portola Valley en San Mateo; en el condado de Shasta, el Distrito Escolar Cotton Union y Pacheco Union Elementary; en el condado de Solano, y el Distrito Escolar Unificado de Travis.

También está el Distrito Unificado Cotati-Rohnert Park en Sonoma; el Distrito de La Grange Elementary en el condado de Stanislaus; y en el condado de Tulare, Hot Springs.

Estos distritos están en una lista de certificación negativa revelada por el Departamento de Educación en mayo pasado, y que significa que no cumplirán sus obligaciones financieras por lo que resta del presente ciclo fiscal o en subsiguientes ciclos fiscales. Y pueden ser intervenidos por el Departamento de Educación del Estado.”Si la proposición 30 del gobernador Jerry Brown que busca aumentar impuestos para la educación, no es aprobada por los votantes en noviembre, se agravará la situación de los distritos escolares que ya están en apuros financieros e inmediatamente muchos pasarían a manos del estado”, dijo Teri Burns, directora del departamento de Programas y Políticas de la Asociación de Distritos Escolares de California (CSBA).

Precisó que habría recortes de 457 dólares por estudiante, y el año escolar se recortaría hasta por un mes.En la actualidad, el estado ha tomado bajo su control doce distritos escolares y les han prestado dinero para que sigan a flote. De esos doce, nueve ya regresaron a las manos de las autoridades pero tres siguen bajo el control estatal, y seguirán hasta que no paguen su adeudo en 2024. Los distritos que aún siguen tomados por el estado son: South Monterey, Vallejo y Oakland Unified.

“El que el estado tome bajo su control un distrito escolar y le preste dinero no es algo bueno como pudiera pensarse. El papel del administrador que nombran, no es mejorar la educación sino asegurarse que se hagan suficientes recortes a los salarios, costos, año escolar y se aumente el tamaño de las clases, para que el distrito pueda pagar el préstamo que le hizo el estado”, explicó Burns.

Además de los distritos que están en inminente riesgo de insolvencia, hay una lista de 176 distritos, de los cuales 26 se encuentra en Los Ángeles, entre ellos el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) que se encuentran bajo una categoría en la cual si no toman las precauciones necesarias, no podrán cumplir sus obligaciones financieras entre este ciclo fiscal actual y el del 2013-2014.

El LAUSD ha tomado varios pasos para evitar el control estatal y caer en la ruina.”Para resolver el déficit de 390 millones de dólares en el año escolar 2012-13, el LAUSD confía en una combinación de medidas como el despido de 3,295 maestros y 1,000 empleados; y otros ahorros de costos como alianzas con trabajadores dispuestos a tomar descansos no pagados”, dijo Gayle Pollard-Terry, portavoz de LAUSD.

Otras acciones han sido recortar los días de clase de 180 a 175; los maestros recibieron un recorte salarial de 5% y dos tercios de la educación para adultos fue eliminada.

En mayo pasado, el superintendente de Educación Pública, Tom Torlakson reveló que 2.6 millones de estudiantes asisten a los distritos escolares en riesgo financiero. “Tenemos el más grande número de distritos escolares con problemas financieros en la historia de California”, declaró. Y culpó de la crisis a los profundos recortes hechos en el presupuesto estatal al financiamiento de las escuelas.

Burns responsabilizó también a una mala administración en algunos distritos escolares, al descenso en la matrícula en algunos distritos pero también al aplazamiento en los pagos del financiamiento estatal. “El estado cada vez toma más dinero del financiamiento que nos corresponde para resolver su déficit, y nos aplaza los pagos, y para compensar ese faltante, los distritos tienen que recurrir a préstamos a corto plazo, lo que los coloca también en una situación delicada”, señaló.

Así que los causantes de la crisis de los distritos escolares son una mezcla de recortes, atrasos en el financiamiento estatal y adminitraciones pobres. Pero también es una contradicción, explicó Burns, que el estado, les retenga su dinero, les haga recortes, los coloque al borde de la bancarrota; y luego le preste dinero con intereses y les quite el distrito de su control como pasó con Inglewood.