Occupy LA se enfoca en embargos

A un año de su formación, Occupy LA busca la defensa de quienes están en riesgo de perder su casa
Occupy LA se enfoca en embargos
Miembros de Occupy LA
Foto: J. Emilio Flores / La Opinión

A casi un año del nacimiento de Occupy LA, el movimiento ha reforzado su lucha social al enfocar sus objetivos en la defensa de quienes han sido impactados por el sistema económico, como lo son los dueños de vivienda arrastrados por la ola de embargos hipotecarios.

Carlos Marroquín, uno de los líderes del movimiento, explicó que luego del desalojo del campamento de ocupación que mantuvieron dos meses en los jardines del City Hall, la imagen de Occupy LA se vio empañada.”Le estaban echando la culpa de todo lo malo a Occupy LA, por eso ahora que estamos ayudando a la gente que está perdiendo sus casas, peleando contra los bancos, contra el sistema que no está funcionando, lo vemos como algo positivo que podemos alcanzar”, mencionó.

Inspirados por el movimiento de Los Indignados que surgió en marzo de 2011 en España y el movimiento Occupy Wall Street que el 17 de septiembre de ese mismo año tomó el distrito financiero de Nueva York, el 1 de octubre del año pasado Occupy LA salió a la luz al instalar casas de campaña en los jardines del City Hall.

Ese campamento se convirtió en el símbolo de resistencia del movimiento para manifestar el repudio en contra del dominio de bancos y corporaciones, el 1%, sobre los ciudadanos, el 99%.

Tras su desalojo en la madrugada del 30 de noviembre, el movimiento de Occupy LA pareció debilitarse, sin embargo sus integrantes no han dejado de movilizarse y realizar acciones, con el apoyo de sindicatos, en contra de las grandes corporaciones financieras, a quienes culpan del colapso económico que sufrió el país.

Y una de las luchas en las que se ha enfocado el movimiento es la defensa de quienes están en riesgo de embargo hipotecario.”Es un enfoque natural y obvio que hemos tenido, porque todo ese fraude del sistema bancario es lo que nos ha llevado a que mucha gente esté perdiendo sus casas”, comentó Suzanne O’Keeffe, integrante del comité Fight Foreclosures de Occupy LA.

Por ello Occupy LA ha iniciado una serie de talleres informativos para hispanos que están en riesgo de perder su vivienda y planear estrategias para apoyarlos, como las barricadas que han colocado en algunas casas para hacerle frente al desalojo y presionar a los bancos para negociar.

El caso de la familia Hernández, en Van Nuys, ha sido representativo de esa lucha que ha decidido emprender Occupy LA.

Los Hernández tenían fecha de desalojo de su casa para el 26 de agosto, sin embargo un grupo de activistas de Occupy LA se plantó frente a la vivienda e instaló una barricada para impedirlo.

La presión sirvió para que Bank of America analice la posibilidad de una modificación de préstamo y que la familia no sea echada a la calle.

La lucha de Occupy LA para combatir los embargos también ha tenido sus frutos en el ámbito legislativo, ya que gracias a la presión que pusieron sobre el senador estatal Ron Calderón, lo llevó a votar a favor de la iniciativa de ley “Homeowners Bill of Rights” que después firmó el gobernador Jerry Brown para proteger a los compradores de casa de las prácticas injustas de los bancos.

Los talleres informativos en español para la comunidad latina se llevan a cabo los lunes por la tarde, de 7:00 a 9:00, en el restaurante Denny’s localizado en el 530 de Ramírez Street, detrás de Union Station.

“Estamos haciendo estas pláticas educativas para la comunidad hispana porque es una de las más afectadas por esta crisis, ya que el 70% de los ‘foreclosures’ son contra latinos”, mencionó Marroquín.

Esos foros de atención a los dueños de casa, donde se cuenta con abogados y expertos en pelear los casos de desalojo, también se realizan los jueves de 7:00 a 9:00 p.m. y los domingos de 2:00 a 4:00 p.m., aunque estos son conducidos en inglés.

Para mayores informes están disponible el número telefónico 323-592-4663.”Sabemos que podemos hacer cosas grandes que pueden ayudar a millones de personas”, agregó Marroquín, “y ganándonos el corazón de la gente en las comunidades es como lo podemos lograr”.

?>