Pacquiao-Márquez… Sigue el show

Presentan en LA el capítulo IV de rivalidad legendaria
Pacquiao-Márquez… Sigue el show
'Pacman' Pacquiao y 'Dinamita' Márquez inician promoción de la pelea del 8 de diciembre.
Foto: FOTO: Chris Farina-Top Rank

Manny Pacquiao y Juan Manuel Márquez presentaron ayer en Beverly Hills la edición número IV de su histórico enfrentamiento que tendrá lugar el 8 de diciembre en Las Vegas.

Pacquiao y Márquez han sostenido una trilogía de combates que han sido un detonador de emociones y han despertado candentes debates en su trámite, su calificación y sus resultados.

“[Juan Manuel] Márquez ha sido siempre un gran rival”, dijo ayer Manny Pacquiao.

“Las peleas que hemos tenido le han gustado al público y ésa es la principal razón por la que volvemos a pelear”.

El acto de lanzamiento del combate en el que no estuvo Bob Arum, como otras veces, estuvo revestido de un bajo perfil, aunque contó con el apoyo de cerca de medio centenar de periodistas de distintos medios.

“Agradezco a Manny Pacquiao por esta oportunidad y espero que esta vez los jueces sí hagan justicia. Vamos a darles, como en las anteriores veces, una gran pelea”, dijo el “Dinamita” Márquez (54-6-1 y 39 KO’s), quien aún sostiene que le ha ganado tres veces a Pacquiao (54-4-2 y 38 KO’s) y que siempre fue asaltado por los jueces de Las Vegas.

¿Qué es lo nuevo que traen Márquez Pacquiao?

“Traemos las cosas buenas de las anteriores peleas, pero esta vez será muy distinto porque es la última y los dos vamos a buscar el nocaut. Eso es lo mejor, que vamos salir a noquear”.

Si lo han tratado mal los juces de Las Vegas: ¿por qué volver allí?

“La verdad es que yo habría preferido México, pero entiendo que por asuntos de derechos de TV y negocios se hace en Las Vegas y vamos a hacer todo para ganar allá”.

Esa es la versión de Juan Manuel, quien coincide sólo en partes con la de su enemigo de tantas jornadas.

“Yo sé que Márquez dice que no le he ganado, pero la historia está ahí y ahora nos queda preparars muy bien este combate para ganarle y que no queden dudas”, dice el legendario zurdo de 33 años, quien admite que le queda, como mucho, un año más en el boxeo.

Después de 36 asaltos, ¿ por qué la gente querrá ver más de Pacquiao-Márquez?

“Porque a la afición le gusta que los boxeadores suban al ring a pelear, y Márquez y yo hemos peleado cada minuto de esos 36 asaltos… y ahora será igual”, afirma convencido.

Frente a frente por primera vez en 2004, Pacquiao tiró tres veces a su rival en el primer asalto, pero no pudo rematarlo y éste se rehizo, emparejó la contienda, y aunque al final pareció que ganaba el combate, los jueces dieron un empate.

Desde entonces creció la rivalidad que tuvo su segunda parada el 2008, cuando el filipino fue más dominante y ganó, pero su rival volvió a reclamar que había sido “robado” por los jueces.

Entonces, para dilucidar las dudas, Pacquiao, quien ya peleaba en los superligeros (140 libras), le dio otra oportunidad al mexicano en 2011, y en una batalla de grandes estrategias, tras 12 asaltos en los que pareció prevalecer Márquez, los jueces vieron ganador otra vez al filipino.

El cuarto capítulo de la zaga Pacquiao-Márquez llega de manera más o menos sorpresiva, ya que todos en el boxeo esperaban la realización del megacombate entre el filipino y Floyd Mayweather Jr., considerados por todos como los dos mejores libra por libra del boxeo de estos años.

Sin embargo, todos los planes de sentarse a negociar con “Money” Mayweather se trastocaron cuando Pacquiao fue derrotado en junio por el californiano Tim Bradley en un fallo protestado.

Tras fallar en la firma de la revancha con Bradley y después de intentar infructuosamente un segundo capítulo con Miguel Cotto, Top Rank, que representa a Pacquiao, decidió pactar con Márquez, un peleador con prestigio y que mantiene intacto su apoyo por parte del importante mercado mexicano, cuyos ardorosos fanáticos creen que su paisano nunca perdió con el “Pacman”.

“La vez pasada lo dominé y lo controlé, tal vez me faltó ser más agresivo, y esta vez vamos a hacer lo que haga falta para ganar por nocaut… eso ya no lo podemos dejar en manos de los jueces”, dice un Juan Manuel Márquez, convencido de que a sus 39 años aún le queda el poder para derrotar a un hombre como Pacquiao, ganador de ocho títulos mundiales y quien es, por mucho, el boxeador más importante para el negocio en toda una década.

Queda ahora un largo recorrido promocional en el que el prestigio y la magia de Pacquiao y el tirón comercial y el talento de Márquez pueden convertir esta rivalidad en una de la grandes leyendas en la larga y fértil historia del boxeo.