Gana el Real y… ¡Adiós tristeza!

Un agónico gol de Ronaldo salva a los 'merengues' ante el Man-City

Gana el Real y…  ¡Adiós tristeza!
Jose Mourinho desfoga toda la presión tras el gol del triunfo 'merengue' de Cristiano Ronaldo (der.).
Foto: Fotos: AP

MADRID (AP).- Un gol de Cristiano Ronaldo en el último minuto decidió ayer un partido vibrante en el Estadio Santiago Bernabéu, donde el Real Madrid se impuso por 3-2 al Manchester City en la primera fecha de la fase de grupos de la Liga de Campeones.

Cristiano, que se rencontró con la hinchada madridista tras declararse “triste” hace dos semanas, resolvió con una acción individual un partido en el que su equipo se vio abajo dos veces en el marcador.

Los cincos goles llegaron en la segunda mitad: el City tomó ventaja con gol de Edin Dzeko (68′), el brasileño Marcelo (76′) empató, Aleksandar Kolarov (85′) volvió a adelantar a los británicos, y el empate de Benzema (87′) precedió el gol de la victoria del astro portugués.

Con el triunfo y el feliz rencuentro de Cristiano con la grada, el Madrid sofocó su crisis de resultados en la Liga, donde marcha 12do y a ocho puntos del líder Barcelona tras perder el sábado en Sevilla.

El técnico José Mourinho, quien había criticado duramente a sus jugadores, celebró efusivamente el 3-2.

“Apreté el botón de borrado de los titulares que ya estabais escribiendo”, bromeó ante la prensa. “El Madrid puede perder peleando como animales como hoy [ayer], pero no como en Sevilla, donde hubo jugadores que no recuperaron un solo balón. Cuando quieren, pueden. Fue un partido rico para el público y para quienes saben de futbol”.

Cristiano también recurrió al borrador sobre su estado depresivo. “Lo importante era ganar y lo hemos hecho. El equipo está bien, el público está bien y yo estoy bien”, dijo.

“Fue una manera muy bonita de ganar. Tengo que agradecer a la afición, que ha estado muy bien y nos ha ayudado mucho para conseguir la victoria. Para ser sincero, no he pensado en nada de eso [en sus declaraciones y en su “tristeza”]. Lo importante es que el Madrid tiene que ser “top”. No importa el pasado, interesa el presente, que es bueno. No importa cómo estoy yo”, declaró.

Ansioso por reivindicar su figura, Cristiano soltó dos disparos lejanos en los dos primeros minutos de partido, ambos desviados. Más cerca estuvo en los dos siguientes, obligando a meritorias intervenciones de Joe Hart.

Hiperactivo, el portugués acumuló cuatro remates en el primer cuarto de hora.

El City no encontraba salida ante el ritmo intenso del Madrid, desaparecido Samir Nasri y desacertado David Silva, y la defensa local mantenía alerta permanente sobre Tévez.

El cuadro inglés llegó al descanso como un náufrago la orilla, pero se reagrupó en el intermedio y se lanzó al abordaje sin contemplaciones provocando el desajuste posicional que Touré castigó conduciendo un balón sin dueño hasta los pies del recién ingresado Dzeko, quien batió por raso a Íker Casillas para el 1-0.

La grada se encogió más aún cuando Kolarov perdonó el segundo, y Mourinho recurrió a más munición con la entrada de Luka Modric y Benzema.

“Con el 2-0, el desenlace hubiera sido distinto”, opinó el inglés Gareth Barry.

El toque de corneta encontró inmediata respuesta en la diestra de Marcelo, que convirtió en gol su tercer cañonazo desde lejos, aunque ayudado por el roce de Javi García.

Al mismo tiempo que Benzema y Modric, el argentino Pablo Zabaleta entró para vigorizar la izquierda de la zaga visitante y consiguió su objetivo de forma indirecta, cuando forzó un tiro libre que Kolarov transformó en el 2-1 con un buscapiés que entró limpio a red.

Parecía el golpe definitivo, pero Benzema dio aire al Madrid con una media vuelta ajustada al poste.

“Perdimos en tres minutos por ser demasiado atrevidos profundos”, criticó Mancini, quien justificó la ausencia del “Kun” por lesión.

Con el empate y el público volcado, apareció entonces la figura de Cristiano, primero con un derechazo atajado por Hart cuando más fácil era la cesión a Di María. Luego, con la acción definitoria en el último minuto, en que recibió en el área, recortó hacia su perfil derecho y soltó un latigazo que no alcanzó a tapar el arquero.

El punto final a un partido primoroso y, quizás, la tristeza del portugués, que celebró el tanto sin reservas.

Tras ser cuestionado por su gran festejo al gol de la victoria de Ronaldo, el técnico Mourinho no se recató al afirmar que se acordó de “los papeles impresos que ya no valían y que había que volver a cambiar”.

Después insistió: “Sabía lo que iba a ocurrir. Íbais a decir que voy a por Sergio Ramos o que había dejado a todos los creativos en el banquillo. O que había apostado por Gonzalo Higuaín que no marca en Europa… Sé todo lo que estaba preparado”, indicó Mourinho, que se despidió de la rueda de prensa con un “mala suerte”.

Después indicó: “No importa la celebración. Lo que importa es el partido. El modo en que la gente que ama el futbol ha disfrutado y para mí, como entrenador, más importante que ganar es el estar orgulloso de mi equipo”, dijo.

“El Madrid puede perder partidos como esta noche [anoche], luchando como animales, pero no como el de Getafe o Sevilla. Para mí ha sido importante la sensación de que cuando quieren, pueden”, continuó Jose Moruinho.

El preparador insistió en que, en Sevilla, tuvo jugadores “que en noventa minutos no recuperaron un balón ni ganaron un balón dividido”.

“Pocos llegaron cansados al final. Hoy [àyer] ha sido todo lo contrario. Equipo compacto, comprometido, con una cultura más física, más preparado”, finalizó.