Uno de cada cuatro vive en la pobreza

Según datos de la Oficina del Censo disminuyó la pobreza entre latinos en EEUU, pero la cifra se mantiene alta

El 25.3 por ciento de los hispanos en EEUU vivía en 2011 por debajo del umbral de pobreza, una mejora frente al 2010, pese a que el dato sigue a niveles récord por la crisis económica y el alto desempleo, informó la Oficina del Censo.

El 12 de septiembre el Censo publicó datos sobre pobreza, ingresos y cobertura sanitaria que ponen de relieve la lenta salida de la crisis para los más desfavorecidos, especialmente los de las minorías como la hispana.

Un total de 13.24 millones de hispanos vivían en situación de pobreza en 2011, frente a los 13.52 millones de 2010, año en el que el índice fue del 26.5 por ciento de la población.

Sólo los afroamericanos tienen peores datos de pobreza, con una incidencia entre su población del 27.6 por ciento, dos décimas más que en 2010, y con 10.92 millones de personas con ingresos por debajo de los umbrales establecidos por el Censo.

La agencia estadística estadounidense establece como pobre una familia con dos hijos que ingresa menos de 22,800 dólares o un matrimonio con un hijo que no gana a final de año más de 18,000 dólares.

Un hogar hispano medio ingresó en 2011 38,624 dólares, lo que supone una reducción de los ingresos frente a los 38,818 dólares del año anterior.

Esto contrasta con los 50,054 dólares que ingresó una familia estadounidense media o con los 52,214 dólares de una de raza blanca no hispana.

Asimismo, el informe muestra que los hispanos son el colectivo más desprotegido a nivel sanitario, ya que el 30.1 por ciento carece de seguro médico, frente al 15.7 por ciento de la población general y el 19.5 por ciento y el 16.8 por ciento de negros y asiáticos, respectivamente.

Pese a que supone una mejora en términos porcentuales, frente al 30.7 por ciento de 2010, el dato en valores absolutos pasó de los 15.66 millones de hispanos sin cobertura de 2010 a los 15.77 millones de 2011.

El desempleo, que en 2011 fue del 11.2 por ciento para la comunidad latina, tres puntos por encima de la media nacional, es la principal variable que espolea estos malos datos de ingresos, pobreza y cobertura médica.

Las regiones con más incidencia de pobreza en Estados Unidos siguen siendo el sur (16 por ciento) y el oeste (15.8 por ciento), mientras que los ingresos más bajos siguen dándose entre los que no son ciudadanos (24 por ciento).

En 2011, el año en el que comenzaron a ponerse en práctica algunas partes de la reforma sanitaria del presidente, Barack Obama, se ha constatado un mayor descenso de las personas sin cobertura médica, que ha pasado a nivel nacional del 16.3 al 15.7 por ciento.