El poder queda entre familia

Para los expertos, con contadas excepciones, las dinastías políticas han dado resultado en término de beneficios para la comunidad.

SACRAMENTO.- A pesar de que en California, los legisladores no pueden perpetuarse en el poder debido a los límites establecidos a los periodos legislativos, algunos han encontrado la manera de permanecer en el candelero político al pasar y turnar los escaños a sus esposos, esposas, hijos, padres de familia y hasta ex parejas.

Para los expertos, con contadas excepciones, las dinastías políticas han dado resultado en término de beneficios para la comunidad.

“Tengo desde 1980 viendo el proceso político en California y hay muy pocos ejemplos en los que puedo decir que los parientes en la legislatura han destacado, salvo cuando Charles Calderón se peleó y enfrentó con el ex presidente de la Asamblea Willie Brown al formar la pandilla de los cinco y le dijo que no podía tener tanto poder”, comenta el analista político Arnoldo Torres.

“No pienso que sea algo bueno que los escaños a la legislatura sean parte de la herencia familiar pero son los electores los que tienen la última palabra”, indica.

Agrega que los parientes que quieren quedarse con el escaño que tiene algún miembro de la familia, aprovechan la conexiones políticas, tienen más dinero y un apellido que es conocido por los electores.

Sin embargo, no siempre todos estos elementos a favor, son garantía de éxito. Apenas en junio pasado, el exasambleísta demócrata Tom Calderon, quien junto con sus hermanos el senador Ron Calderón y el asambleísta Charles Calderón han formado una dinastía en la legislatura estatal, fracasó en su intento por volver a la Asamblea.

Tom Calderón fue derrotado en las primarias en su deseo por quedarse con el escaño del distrito 58. Le ganó la activista Cristina García, portavoz de la Asociación Bell para Detener el Abuso.

Pero no todo fueron malas noticias en las elecciones primarias para el clan de los Calderón, Ian Calderón con apenas 26 años, se encamina a ser el cuarto de la familia en llegar a la legislatura estatal y ocupar el escaño por el distrito demócrata 57 que dejará vacante en noviembre, nada menos que su padre, el asambleísta Charles Calderón.

“Soy el hijo del líder de la mayoría en la Asamblea Charles Calderon. Estoy orgulloso de ese hecho. Pero como pueden imaginar es importante para mi que los votantes en el distrito, se sientan que merezco su confianza y que es mi propia pasión la que me mueve a competir por el puesto”, dice Ian Calderón en su portal de campaña “Creyendo en California”.

Otra familia latina que ha buscado crear una dinastía en la legislatura estatal han sido los Baca. Aunque no han sido tan afortunados como los Calderón.

Joe Baca Jr. hijo del congresista y ex legislador estatal Joe Baca padre, quien estuvo en la Asamblea y el Senado de California de 1992 a 1999, está en campaña para regresar a la cámara baja por el distrito 47. Joe Baca Jr. ya estuvo en la Asamblea de 2004 a 2006, cargo que dejó para contender por una curul en el Senado pero le ganó la actual senadora Gloria Negrete McLeod. Su hermano Jeremy Baca también contendió a la Asamblea y perdió en las primarias. El cargo se lo quedó Wilma Carter.

Entre los republicanos, en algunos casos, los escaños en la legislatura estatal se han convertido en un asunto de familia. Así tenemos que la asambleísta Beth Gaines de El Dorado se quedó con el asiento que dejó su esposo Ted Gaines en la Asamblea cuando se fue al Senado.

La senadora republicana Sharon Runner de Antelope Valley está en el que dejó su esposo, el senador George Runner para irse a la Junta Estatal de Impuestos.

El senador de Thousand Oaks Tony Strickland que está en campaña para ir al Congreso estuvo en el Capitolio por varios años mientras su esposa, Audra Strickland, era asambleísta.

La asambleísta demócrata de Long Beach, Bonnie Lowenthal llegó al cargo ya como ex esposa del senador demócrata de Long Beach, Alan Lowental.

Y el asambleísta demócrata de Monterey Park, Mike Eng está en el asiento del distrito 49 que le dejó su esposa la ahora congresista Judy Chu.

Algunos hijos han intentado sin mucha suerte dejar a sus padres en sus curules. En 2010, Fran Florez perdió en su intento por quedarse con la que dejó vacía hace dos años su hijo el senador demócrata de Shafter en el Valle Central, Dean Florez. Dos años atrás trató de llegar a la Asamblea y perdió.

El consultor republicano Allan Hoffenblum opina: ” No voy a decir si es malo o bueno que se pasen los escaños. Sí les ayudan las conexiones, el trabajo de sus parientes, el dinero recabado, pero esto no puede ser suficiente. La familia Calderón no siempre ha ganado, las esposas y madres de los legisladores han tratado y no han podido triunfar. Así que en última instancia, todo está en manos de los votantes”, estima.