Maestro irá a la cárcel 25 años

Paul Chapel, de la escuela Telfair abusó de alumnos entre 2006 y 2011

Guía de Regalos

Paul Chapel, un ex maestro de tercer grado en una primaria del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) en Pacoima, recibió ayer una sentencia de 25 años por los 13 cargos de actos lascivos contra exestudiantes de esa escuela que pesaban en su contra. La noticia fue bien recibida por los padres de familia en la escuela donde ocurrieron los hechos.

Chapel, de 51 años, fue acusado de los primeros cargos, que involucraban a cuatro niños, en noviembre de 2011. En mayo de este año se agregaron nueve más. Durante la audiencia para escuchar su sentencia, la ayudante del fiscal de distrito, Elena Abramson, leyó emotivas cartas enviadas por tres de las familias de los niños afectados

Los acosos ocurrieron entre septiembre de 2006 y abril de 2011 contra niños de entre ocho y nueve años de edad.

Aunque Chapel no negó o admitió los cargos en su contra, su abogado, Jeffrey Weiss, declaró a la prensa afuera de la corte, que su cliente optó por no responder a los cargos para evitar una cadena perpetua. Además de la condena, Chapel deberá inscribirse en el registro de agresores sexuales para el resto de su vida.

Abramson no quiso ahondar en detalles de la sentencia y las implicaciones que esta tendría en los otros casos pendientes en contra de maestros del LAUSD que actualmente enfrentan cargos por delitos similares. Sin embargo indicó que “casos como este crean conciencia de que el abuso contra un niño puede suceder en situaciones donde los padres han confiado la seguridad de sus hijos a otras personas como maestros, líderes religiosos, doctores, entrenadores”.

El caso de Chapel surgió justo después de que se arrestara a Mark Berndt, un maestro de la primaria Miramontes, en el sur centro de Los Ángeles, que vendaba los ojos de sus estudiantes y les daba galletas impregnadas con su semen, diciéndoles que era un juego para “adivinar sabores”, desatando uno de los mayores escándalos por negligencia en contra del LAUSD.

A raíz de estos incidentes en el distrito escolar, el senador Alex Padilla, representante demócrata por Pacoima, presentó un proyecto de ley que buscaba acelerar el despido de cualquier educador que estuviera involucrado en delitos sexuales, drogas, o violencia. Sin embargo, esa ley fracasó a principios de este año debido a una fuerte oposición del Sindicato de Maestros de California (CTA).

Aunque se habían levantado quejas anteriores, estos casos por su mala conducta, sus archivos no tenían registro de los mismos, por lo que fue difícil abrir un caso contra ellos desde mucho antes.

Berndt, de 61 años de edad y residente de Torrance, enfrenta 23 cargos por actos lascivos, entre 2005 y 2011, uno por cada niño que supuestamente fue víctima de abuso. Su caso se encuentra aun a la espera de ser llevado a la corte.

Abramson dijo a La Opinión que “los padres necesitan hablar con sus hijos y tener con ellos una charla sobre seguridad de acuerdo a su edad”.

Ayer, afuera de la escuela, los padres mostraron su satisfacción por el castigo que se le impuso a Chapel, indicando que esto debe sentar un precedente para otros docentes que han cometido estos delitos.

“Si él lo hizo, me parece que es lo justo, porque ningún niño tiene derecho a que lo abusen”, dijo Guadalupe Cabrera, cuyo estudia kinder en la escuela Telfair.

Los padres señalaron que la escuela debería enfatizar más la supervisión de los maestros para evitar este tipo de incidentes en el futuro. Otros destacaron la importancia de revisar los antecedentes de los educadores.

“Creo que deberían asignar a un maestro para que le hagan preguntas a los niños sobre lo que pasa en el salón, cualquier tipo de abuso, como verbal, emocional, además de los sexuales”, dijo Mónica Narvaez, mientras esperaba a su hijo en la entrada de la escuela. Narvaez añadió que esa supervisión debe ser constante y no cada cierto tiempo, cuando ya se han olvidado de la conductas en otras escuelas.

Verónica García, sin embargo, señaló que pese a no trató personalmente al maestro, nunca le pareció que fuera una mala persona. “En mi opinión, yo estoy en contra de las injusticias y pienso que no es cierto. No lo conocí personalmente y por eso no puedo juzgarlo”.