Hispana es asesinada frente a su casa en El Bronx

La comunidad reacciona indignada ante este nuevo caso de violencia doméstica
Hispana es asesinada frente a su casa en El Bronx
Iris Arroyo, vecina de Kenia Rodríguez, escribe un mensaje por la muerte de su amiga, Kenia Castillo-Reyes, en el lugar donde se produjo el asesinato.
Foto: Humberto Arellano / EDLP

EL BRONX — La comunidad hispana de una sección de El Bronx reaccionó con indignación en torno al asesinato de una mujer que, según los vecinos, fue perpetrado por su expareja, en un nuevo caso de violencia doméstica.

“Se tienen que poner las leyes más fuertes”, dijo Julio García, el superintendente del edificio 741 de la calle Coster en Hunts Point, El Bronx, donde un hombre le disparó en la cabeza a Kenia Castillo-Reyes, alrededor de las 2:45 p.m. del martes.

Una portavoz portavoz policial confirmó anoche que “ambos se conocían y que hubo una pelea doméstica entre ellos”, refiriéndose a la víctima y su atacante.

Ni la cámara de vigilancia del edificio, ni la orden de protección que tenía en contra su expareja —quien no ha sido identificado— pudieron evitar la muerte de la madre de dos adolescentes.

“Un papel de protección no equivale a nada. Lo que tienen que hacer es que apenas una mujer ponga una querella, las autoridades reaccionen. La mayoría de estos asesinatos son a personas que tienen una orden de protección”, agregó García.

Al parecer, la dominicana de 43 años llegaba del trabajo junto a su amiga Angela Pérez, quien vive en el mismo edificio, cuando resultó atacada.

“Nos encontramos en el tren y veníamos hablando, pero me quedé en la tienda y ella se vino para la casa”, manifestó la amiga que ayudaba a preparar un altar improvisado en el lugar de los hechos. “Al llegar, ya se la estaban llevando”, indicó Pérez. “Hablamos de lo que íbamos a hacer el ‘weekend’ y me contó que se iba para Santo Domingo a una boda el mes que viene”.

“Es terrible”, dijo Carmen Rolón, residente del mismo edificio. “Uno también es madre y me siento muy mal, especialmente porque esos niños —dos adolescentes— se quedaron huérfanos”.

Un adolescente que estaba sentado en las escaleras del edificio del frente afirmó que fue testigo ocular del crimen. $u8220″Estaban discutiendo y de repente ella lo agarró y gritó dos veces ‘me quiere matar’. Me paré y me dirigía a ellos para tratar de evitar la pelea, pero como en la mitad de la calle, escuché un tiro”, detalló el vecino, quien no quiso identificarse por temor a represalias.

“El primer disparo fue al piso porque estaban forcejando, me dio miedo y empecé a correr. Unos pasos más adelante volteé a mirar y vi cuando le disparó en la cabeza. Después salió corriendo para el otro lado. Me regresé y ella estaba tirada en el piso de medio lado, sangrando y llame a la Policía”, indicó el testigo.

Al cierre de esta edición, la Policía no había anunciado ningún arresto en conexión con este crimen.