ICE considerará ‘lazos familiares’ de parejas gay

DHS suspenderá deportaciones en casos de parejas del mismo sexo
ICE considerará ‘lazos familiares’ de parejas gay
Bradford Wells (izq.) y Anthony John Makk, una pareja casada de San Francisco, podría beneficiarse de la nueva política de DHS. Makk es un ciudadano de Australia casado con Wells, ciudadano estadounidense con enfermedades relacionadas con Sida.
Foto: AP

SAN FRANCISCO.- El Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés) planea emitir un memorándum de política que establezca que los inmigrantes ilegales con parejas estadounidenses del mismo sexo cumplen con los requisitos para que sus deportaciones queden suspendidas conforme a un programa federal diseñado para trasladar los recursos a los casos de alta prioridad.

La medida había sido propuesta en el Congreso por los activistas por los derechos de los homosexuales y sus aliados antes de que Janet Napolitano, secretaria del Departamento de Seguridad Nacional, anunciara el jueves los planes para la política en una carta dirigida a los 84 legisladores demócratas.

“Esta será la primera vez que las parejas homosexuales y lesbianas serán reconocidas dentro de la política inmigratoria”, indicó Steve Ralls, portavoz de Immigration Equality, un grupo en defensa de los inmigrantes homosexuales, lesbianas, bisexuales y transexuales.

Los legisladores demócratas a los que estaba dirigida la carta de Napolitano presionaron a la agencia a informar a las oficinas del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, en inglés) que las parejas homosexuales binacionales que tengan relaciones a largo plazo cuentan con lazos familiares que deberían ser considerados como motivos válidos para postergar la deportación del ciudadano extranjero.

“Le he indicado a ICE que difunda por escrito a sus oficinas la instrucción de que la interpretación de la frase ‘relaciones familiares’ incluye parejas del mismo sexo con relaciones a largo plazo”, escribió Napolitano, y añadió que la decisión de conceder suspensiones se considerará según cada caso.

Las indicaciones no significan que los extranjeros que están casados con estadounidenses del mismo sexo cumplirán con los requisitos para acceder a tarjetas de residencia permanente o a la ciudadanía, al igual que los inmigrantes con cónyuges del sexo opuesto. La administración Obama continúa aplicando la ley de 1996 que prohíbe que el gobierno reconozca los matrimonios del mismo sexo, aún cuando se opone a ella en los tribunales y toma en cuenta las relaciones del mismo sexo cuando evalúa los casos de deportación.

El Instituto Williams, un comité asesor, estima que al 2010 había aproximadamente 29,000 parejas homosexuales en todo el país que estaban compuestas por un ciudadano estadounidense y un ciudadano de otro país.

Mark Krikorian, director ejecutivo del Centro de Estudios de Inmigración, un grupo de Washington que aboga por políticas inmigratorias más estrictas, dijo que aunque la administración afirma que está cumpliendo con la Ley en Defensa del Matrimonio de 1996 al no permitir que los ciudadanos habiliten a sus cónyuges del mismo sexo a tener tarjetas de residencia permanente, la instrucción pendiente dirigida a las autoridades del ICE para revisar los lazos familiares de las parejas del mismo sexo sugiere lo contrario.

“Es la nariz del camello en la tienda”, dijo Krikorian. “Si se aprueban las parejas del mismo sexo en términos de inmigración, esto se puede utilizar como un acercamiento incremental para conseguir cambios en otras áreas, como en la política fiscal”.

La instrucción que se espera que salga esta semana hará referencia al memorándum que emitió el año pasado el director de ICE, John Morton, donde se advertía a los funcionarios y abogados de la agencia a revisar los casos pendientes de deportación para determinar cuáles debían tener prioridad y cuáles podían ser aplazados.

Los abogados del gobierno evaluaron factores como los antecedentes penales de las personas, sus lazos familiares y sus relaciones con la comunidad para tomar las decisiones.

En ese momento, las autoridades de ICE dijeron que las relaciones homosexuales a largo plazo podían incluirse dentro del criterio de lazos familiares, pero defensores y miembros demócratas de la cámara de representantes conducidos por la líder de la minoría, Nancy Pelosi, querían que esta decisión se pusiera por escrito.