Pide cordura a Turquía y Siria

'Cada país tiene derecho a poder defenderse cuando es atacado', Irán

Pide cordura a Turquía y Siria
El ministro de Relaciones Exteriores iraní, Ali Akbar Salehi, cuando hablaba sobre Irán y EEUU, en Park Avenue, Nueva York.
Foto: AP

BERLÍN, Alemania (EFE).— El ministro de Asuntos Exteriores iraní, Alí Akbar Salehi, llama a guardar el principio de proporcionalidad al referirse a la escalada de la tensión entre Turquía y Siria en una entrevista con Der Spiegel adelantada ayer por el semanario.

“Cada país tiene el derecho a defenderse cuando es atacado”, declaró Salehi sobre la respuesta de Turquía a la muerte de cinco civiles en un pueblo turco alcanzado por varios proyectiles de artillería lanzados desde territorio sirio.

Pero según el jefe de la diplomacia iraní, “ahora hay que guardar la proporcionalidad” para no caer en “la trampa del extremismo”.

Por otra parte, afirmó que el presidente sirio, Bachar Al Asad, cree en una victoria militar, aunque considera que la pacificación del país llevará su tiempo.

“El presidente [de siria] se mostró convencido de que puede imponerse militarmente en el conflicto sirio”, señaló Salehi, al comentar su entrevista con Asad en la capital siria el pasado 19 de septiembre.

Agregó haberse encontrado con “un presidente muy consciente de la situación crítica”, que “no parecía distanciado [de la realidad], sino seguro de sí mismo y combativo”.

Aunque según Salehi “el Gobierno de Asad tiene la situación en buena medida bajo control”, el presidente sirio “es realista” y “no cuenta con lograr pacificar Siria de la noche a la mañana”.

Señaló también que Asad le expresó su disposición a “cooperar con una oposición constructiva y también con la ONU”.

“El Presidente está abierto a cualquier solución interna y rechaza categóricamente una renuncia impuesta desde el exterior, por lo que tampoco se cuestiona pedir asilo”, puntualizó.

El ministro iraní calificó de “trágico” lo que está ocurriendo en Siria, “de lo que no sólo son responsables las tropas del Gobierno”.

“Asad no representa un peligro para la región ni para la paz mundial. No dejamos de ser críticos con él, el Gobierno ha cometido errores. Inicialmente sólo había llamamientos a favor de más democracia y de cambios, pero después este movimiento ha pasado a ser dirigido cada vez más desde el extranjero”, denunció.

El objetivo es forzar “un cambio de Gobierno desde el exterior”, señaló Salehi, quien agregó que las “fuerzas combativas que ingresan en Siria quieren internacionalizar el conflicto”.