México halla nuevo yacimiento de crudo

Uno de los pozos más importantes descubierto en los últimos años
México halla nuevo yacimiento de crudo
El presidente Felipe Calderón anuncia descubrimiento de nuevo yacimiento de petróleo, el Supremus 1, en aguas del golfo.
Foto: Notimex

MÉXICO, D. F. (EFE).— El Gobierno mexicano anunció ayer el hallazgo de un nuevo yacimiento de crudo ligero en el golfo de México, uno de los más importantes de los últimos años y que da mayor certidumbre sobre la presencia de un sistema petrolero “de enormes dimensiones” en esa zona.

Se trata de Supremus 1, encontrado por la plataforma West Pegasus en la zona norte del golfo, 250 kilómetros al este de Matamoros, en el nororiental estado de Tamaulipas, y a menos de 40 kilómetros al sur del límite con Estados Unidos.

En un acto celebrado en la residencia oficial de Los Pinos, el presidente mexicano, Felipe Calderón, destacó que se trata de un pozo “especialmente complejo” porque se encuentra a 2,874 metros de profundidad del de Marzo y otros 1,100 por debajo del lecho marino.

Con una profundidad total de unos cuatro mil metros, el Supremus 1 “es el pozo con mayor tirante de agua perforado por Petróleos Mexicanos (Pemex) hasta la fecha”, el sexto con mayor tirante de agua en el golfo de México y el octavo a nivel mundial.

Ello demuestra “la gran capacidad de los técnicos mexicanos para quienes no hay frontera demasiado lejana o demasiado profunda que no se pueda alcanzar”, dijo el Presidente orgulloso el mandatario, quien destacó que del nuevo pozo podrán extraer “crudo ligero de muy buena calidad”.

Con este nuevo hallazgo en la zona conocida como Cinturón Plegado de Perdido, “Pemex espera certificar nuevas reservas 3P (probadas, posibles y probables) entre 75 y 125 millones de barriles de crudo”.

De ser confirmados estos parámetros con nuevas perforaciones y estudios científicos, “un promedio de 100 millones de barriles de probabilidad equivaldría al 10 % de la producción de Pemex al año encontrada tan solo en este pozo”, precisó.

Sin embargo, según Calderón, lo más importante es que este descubrimiento da una mayor certidumbre sobre la existencia de un “enorme sistema petrolero” en aguas profundas del norte del golfo de México, tras el hallazgo del pozo Trión 1 a 180 kilómetros de Tamaulipas, el primero en aguas profundas de México.

Trión 1, cuyo descubrimiento fue anunciado por Felipe Calderón el 29 de agosto pasado, tiene un potencial de producción de unos 350 millones de barriles.

Tras el hallazgo del Trión 1 y Supremus 1, la estimación potencial de todo el sistema petrolero en esa zona se ubica “entre 4,000 y 13,000 millones de barriles de petróleo crudo”.

Si se confirma la dimensión o límite máximo de este potencial, 13,000 millones de barriles, “las reservas 3P pasarían de 42,000 a 55,000 millones de barriles, es decir, un aumento de una cuarta parte de todas las reservas posibles”, precisó.

Sin embargo, dijo, si se llegan a clasificar como reservas probadas de crudo, un proceso que tardará muchos años, este sistema que se está descubriendo en aguas profundas del norte del golfo “más que duplicaría las reservas probadas de Petróleos Mexicanos”.

“Nos daría otros 10 años por lo menos de producción petrolera”, apuntó el gobernante mexicano al destacar que se trataría del “mayor sistema petrolero que haya descubierto Pemex en muchos, muchos años; quizá, décadas”.

Calderón celebró la decisión de su Gobierno de invertir en exploración y desarrollo de campos petroleros en aguas profundas para mantener a México en el primer plano de la producción de crudo a nivel mundial.

“Para mantener la solidez de Pemex era indispensable ir tras ese tesoro escondido en el mar, un tesoro de todos los mexicanos, y que está en el subsuelo marino”, donde se estima “está casi la mitad de los hidrocarburos potenciales” con los que cuenta México, añadió.

En una especie de despedida antes de concluir su mandato el 1 de diciembre, Felipe Calderón destacó los esfuerzos realizados durante su gestión para fortalecer a Pemex e hizo votos para que el nuevo Gobierno asuma el compromiso de invertir y transformar esa empresa pública.

“Es necesario que se profundice el proceso de reformas que hemos procedido en distintos sectores del país”, agregó Calderón, sin precisar detalles, aunque en el pasado se ha mostrado a favor de sumar a la iniciativa privada en las operaciones de Pemex.

La empresa Pemex, el cuarto productor de crudo del mundo, con 2.5 millones de barriles diarios, es el mayor contribuyente fiscal de México y una de las pocas firmas que desarrolla toda la cadena productiva de esta importante industria.