Cuestionan eficiencia de la ley de prisiones del condado de Los Ángeles

Desde octubre del 2011 –cuando entró en efecto la ley- 9,750 individuos fueron trasladados bajo la custodia del condado quienes requieren supervisión del Departamento de Libertad Condicional
Cuestionan eficiencia de la ley de prisiones del condado de Los Ángeles
Desde octubre del 2011, cuando entró en efecto la ley, 9,750 individuos fueron trasladados bajo la custodia del condado.
Foto: AP

Casi la mitad de los reos que provienen de los centros penitenciarios estatales que son liberados por el Condado de Los Ángeles regresan a la prisión con cargos nuevos o por no haber acatado las condiciones de libertad condicional, dijo el oficial de Libertad Condicional Jerry Powers.

Durante la reunión semanal de la Junta de Supervisores, los representantes de las instituciones relacionadas con la aplicación de la ley estatal AB109 –traspaso de reos no violentos que no han cometido delitos serios o que no son agresores sexuales- dijeron que a un año de estar recibiendo a estos prisioneros está claro que se están ocupando más recursos económicos y es mayor la responsabilidad.

“El tema del financiamiento es un problema significativo, nosotros en el condado no podemos invertir más cuando no hay garantía que nos regresarán el dinero o que habrá dinero del todo para cubrir los requerimientos”, agregó Powers.

Desde octubre del 2011 –cuando entró en efecto la ley- 9,750 individuos fueron trasladados bajo la custodia del condado quienes requieren supervisión del Departamento de Libertad Condicional. De éstos 59% tienen riesgo de ser delincuentes mayores y un 12% no tienen un lugar estable a donde vivir, dijo Powers.

“Este es el costo principal del programa” aseveró Powers.

Para el Dr. Marvin Southard, director del departamento de Salud Mental, esta ley es una carga más para el sistema de salud mental.

“En términos de retos, el reto más grande es que esta población tiene los niveles más altos de enfermedades mentales que requieren ser internados. Este tipo de intervención es muy cara”, dijo el Dr. Southard.

Desde el punto de las cárceles, el asistente del Departamento del Sheriff del Condado, Cecil Rhambo, dijo que en promedio reciben 600 reos mensuales de los centros penitenciarios estatales y de éstos unos 500 son dejados en libertad condicional.

El Supervisor Michael Antonovich dijo que las cárceles locales no son penitenciarias y que no fueron diseñadas para cargar con la responsabilidad del Estado de California.

“El estado quiere renunciar a sus responsabilidades… nosotros en el condado no tenemos los recursos, nuestras cárceles no tienen suficientes camas”, dijo Antonovich.

El Departamento del Sheriff está tratando de habilitar la cárcel de Mira Loma que cuenta con 1,000 camas adicionales, para aliviar un poco el hacinamiento.

Actualmente hay alrededor de 19,000 reos para un sistema carcelario local que tiene una capacidad máxima de unas 22,000 camas que están divididas en sectores de acuerdo al sexo y el tipo de delito. Por ejemplo, los agresores sexuales están separados del resto, al igual que los transgénero, mujeres y pandilleros.