“Mi hija no merecía que le pegara las manos a la pared”

Testifica la madre de Dallas que golpeó y pegó con pega las manitos de su bebé contra la pared
“Mi hija no merecía que le pegara las manos a la pared”
Elizabeth Escalona enfrenta la cadena perpetua por golpear brutalmente a su bebé de dos años.
Foto: AP

Dallas – Elizabeth Escalona, la madre de Dallas que enfrenta la cadena perpetua por golpear brutalmente a su bebé de dos años, reconoció ayer en la corte que su hija “no merecía ese trato”.

La mujer, que se declaró culpable en julio de torturar a la pequeña al pegar con goma sus manitos a la pared, subió al estrado ayer para testificar en las audiencias en las que se decidirá su sentencia. Aunque los fiscales han pedido que la madre sea condenada a 45 años de cárcel, el juez del caso indicó que podría considerar sentenciarla a pasar el resto de su vida tras las rejas.

Aunque Escalona declaró que había usado la goma conocida como “Super Glue” para pegar a la niña contra la pared, y admitió que su hija no merecía ese trato, dijo que no recordaba la razón por la cual golpeó y pateó a la pequeña. Sin embargo, la Policía indicó que la mujer actuó de esa manera al perder la paciencia, cuando trataba de enseñar a su hija a usar el baño por su propia cuenta.

Escalo fue enjuiciada por cargos de poner en peligro la vida de un menor y por tortura a la pequeña Jocelyn Cedillo.