Presos por matanza

A 9 militares de Guatemala se les acusa de la muerte de ocho indígenas
Presos por matanza

CIUDAD DE GUATEMALA.— Nueve militares, entre ellos un coronel del ejército, fueron detenidos ayer y acusados de ejecución extrajudicial en la protesta pacifica de cientos de manifestantes indígenas de la semana pasada que dejó ocho muertos, informó el ministerio público.

“Frente a estos hechos consideramos al coronel Juan Chiroy Sal como el principal responsable de los hechos”, dijo la fiscal general Claudia Paz y Paz en una conferencia de prensa. “En primer lugar el coronel Chiroy ignoró a las fuerzas civiles, las cuales le dijeron que no recomendaban que llegaran las fuerzas militares”.

Agregó que los ocho militares que utilizaron armas de fuego también serían procesados.

“Es la primera vez que se procesa a militares por delitos ocurridos en manifestaciones desde el acuerdo de la paz” de 1996, dijo Paz y Paz.

Durante la conferencia, la funcionaria presentó los resultados preliminares de la investigación sobre los hechos del 4 de octubre según la cual fuerzas de la policía pidieron asistencia a las fuerzas antimotines a tempranas horas de la mañana. Sin embargo, al momento de arribar a la carretera, las fuerzas policiales le indicaron al coronel Chiroy que no “era conveniente” acercarse a la población, recomendación que fue obviada por los militares.

“Fuerzas de la policía hicieron el alto al convoy militar, lo cual fue ignorado y continuó su ruta”, explicó Paz y Paz. También dijo que en los peritajes realizados por el ministerio público y el Instituto Nacional de Ciencias Forenses de Guatemala habían encontrado 104 casquillos calibre 5.56, 12 fusiles Galil del ejército, muestras de sangre y más de 50 imágenes y videos de los hechos.

Por su parte Alberto Brunori, representante en Guatemala de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, dijo que la investigación independiente hecha por su oficina coincide con los resultados ofrecidos ayer por Paz y Paz.

“Según información recabada por esta oficina, la cual coincide con la versión presentada por el ministerio público, existen elementos relevantes para coincidir que las muertes de estas personas podrían comprometer al estado guatemalteco”, afirmó Brunori en una entrevista con The Associated Press. También reiteró su preocupación por la utilización de las fuerzas militares en casos que derivan de la conflictividad social.

“La oficina reitera la preocupación de la comisionada durante su visita y su llamado a que fuerzas militares se use en situaciones excepcionales”, recalcó Brunori.

Anita Isaacs, politóloga de la universidad Haverford, dijo que el hecho marca un hito en la historia de Guatemala.

“Es la primera vez que esto ocurre y es posible que esto tenga el potencial de despertar algo que ya se ha demorado mucho”, dijo Isaacs.

El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina,explicó la semana pasada que los agentes de seguridad escoltaban las camionetas con los soldados a bordo. Dijo que siete efectivos del ejército, heridos en el altercado, testificaron que hicieron disparos al aire para defenderse de la turba que “amenazaba en lincharlos, específicamente contra una mujer soldado”. Anteriormente el presidente y otras autoridades habían afirmado que los agentes estaban desarmados.