Agricultores de California resienten altos precios de la gasolina

Cuando hay un alza en los costos de los combustibles, los granjeros reciben un doble golpe: tienen que gastar más para cargar combustible en la maquinaria de sus granjas, como cosechadoras y tractores, y tienen que pagar recargos por combustible a las personas que cosechan con máquinas o que transportan sus productos
Agricultores de California resienten altos precios de la gasolina
Trabajadores recogiendo fresas en Oxnard, California.
Foto: J. Emilio Flores / La Opinion

FRESNO.- Productores en la zona agrícola de California aseguran que los precios récord de la gasolina y el diesel están presionando sus resultados finales, pero los economistas dicen que es poco probable que eso se traduzca en precios significativamente más altos de los alimentos en el país.

Keith Nilmeier, cuarta generación de agricultores en el Condado Fresno, redujo el uso de maquinaria para compensar el alza en los costos del combustible.

Entre otros cambios, Nilmeier, que produce frutas en 300 acres cerca de Sanger, hace solo una pasada, en vez de tres, en los montes de árboles frutales y los viñedos con la disquera conectada a una máquina de hacer surcos. Y los supervisores de la granja usan automóviles más pequeños y eficientes en el campo.

“Estoy buscando la manera de ser más eficiente en el uso de la maquinaria y ahorrar más combustible”, dijo Nilmeier. “Estamos llegando al punto en que sigo viendo qué más puedo hacer para cortar costos, y me estoy quedando sin opciones”.

Cuando hay un alza en los costos de los combustibles, los granjeros reciben un doble golpe: tienen que gastar más para cargar combustible en la maquinaria de sus granjas, como cosechadoras y tractores, y tienen que pagar recargos por combustible a las personas que cosechan con máquinas o que transportan sus productos. Pero se resisten a imponer sobrecargas a otros, porque temen perder competitividad al vender sus productos.

La Oficina Agrícola del Condado Fresno asegura que los agricultores tienen la esperanza de que, como anticiparon los economistas, los precios de los combustibles se estabilicen en los próximos días. El gobernador Jerry Brown ordenó el domingo a los reguladores de contaminación del estado que permitieran que la gasolina mezcla para el invierno se venda en California antes de lo habitual para bajar los precios.

El aumento en el alza de los precios se ha reducido, pero el martes el precio continuaba siendo un récord estatal y el más alto en el país. El precio promedio de la gasolina regular en el estado estaba un poco por encima de 4.67 dólares por galón, según el informe de medición diaria de precios de combustibles de AAA. Sin embargo, el costo aumentó solo una fracción de un centavo de un día para el otro, en comparación con casi 50 centavos la semana pasada.

El precio promedio del diesel en California fue de 4.38 dólares por galón en la primera semana de octubre, según la Administración de Información de Energía de EEUU. Los precios del diesel en California y EEUU han aumentado constantemente desde unos 2 dólares por galón en 2009.

El alza reciente de los precios de la gasolina ocurrió después de un corte de energía en una refinería de California que redujo la oferta y problemas de corrosión detectados en una importante tubería, dijeron analistas. La refinería volvió a funcionar el viernes.

El Valle Central de California produce gran parte de las frutas, verduras, nueces y productos lácteos del país, y el Condado Fresno es el primer condado en producción agrícola en el país.

Pero los consumidores en todo el país no deberían esperar que los precios de los alimentos aumentaran significativamente debido a mayores costos de la gasolina y el diesel, dijo Daniel Sumner, economista agrícola de la Universidad de California, Davis.

Eso se debe a que el combustible es solo un pequeño porcentaje del costo de cultivar y llevar los productos hasta los estantes de las tiendas de alimentos. Los precios de los alimentos aumentarán solo unos pocos centavos por dólar como máximo, dijo Sumner.

De todas maneras, los precios de la gasolina y el diesel pueden hacer que los precios de los alimentos producidos en California sean menos competitivos que los productos importados de otros países, dijo. Los alimentos que se envían por barco a través del océano a un supermercado cerca del puerto no se verán afectados por los precios más altos de la gasolina, que sí afectarán a los productos de EEUU transportados en camiones por autopistas.

Mientras que los precios de los alimentos pueden tener un pequeño aumento, el dinero no llegará a los agricultores.

“Los granjeros no tenemos ninguna manera de recuperar los costos más altos de la gasolina ni de trasladarlas a los clientes, tenemos que absorberlos”, dijo Nilmeier, que cultiva albaricoques, duraznos, nectarinas, uvas y naranjas.

Para cosechar uvas con una cosechadora mecánica, por ejemplo, Nilmeier debe cargar combustible en dos tractores que jalan las góndolas. Usan 100 galones de diesel por noche, mientras la máquina recoge 140-150 toneladas de uvas.

Eso significa 45 dólares adicionales por noche en costo de combustible, dijo. Y se tarda muchos días en recoger las uvas. Eso sin contar el mayor costo de la gasolina para transportar a los trabajadores de un campo a otro.

Pero una vez que los productos salgan de la puerta de la granja, los embaladores, las instalaciones de refrigeración, los transportistas, las empresas de fletes y procesadores añaden un recargo por combustible a las facturas de sus clientes, dijo Nilmeier.

Muchas empresas de camiones que transportan productos agrícolas para almacenar y para comercializar cobran un recargo por combustible a los agricultores y a otros clientes para protegerse de las fluctuaciones de precio del combustible, dijo Michael Shaw, portavoz de la Asociación de Transportistas en Camión de California, cuyos miembros transportan 80% de la carga en las carreteras de California cada año.

Pero los camioneros que no agregan el recargo por combustible – especialmente camioneros independientes- pueden encontrarse en apuros financieros, y pueden incluso abandonar el negocio, dijo Shaw.

“Por ahora, estamos intentando seguir adelante. Pero si el diesel supera los 5 dólares, tendré que dejar de conducir”, dijo Joel Vargas, un camionero independiente de Porterville que transporta productos alimenticios desde el campo a las empacadoras. “Con esos precios, no podré mantenerme a mí y a mi familia”.

Alrededor de la web