El aislamiento viola derechos

Aislamiento en solitario de presos en California viola leyes internacionales

La salud de los presos por el confinamiento  en solitario  preocupa a  Amnistía Internacional.
La salud de los presos por el confinamiento en solitario preocupa a Amnistía Internacional.
Foto: AP

SACRAMENTO.- El aislamiento impuesto por prolongados e indefinidos períodos de tiempo a miles de reos en las prisiones estatales de California fue condenado por la organización Amnistía Internacional.

“Es un tratamiento cruel, inhumano y degradante que viola la ley internacional”, afirma el reporte de Amnistía Internacional: “Al borde de la resistencia: condiciones de las prisiones en las celdas de confinamiento solitario”.

Señalan que es probable que ningún otro estado en la nación mantenga por tan largos periodos en aislamiento indefinido a los reos en las celdas conocidas por sus siglas en inglés como SHU (Security Housing Unit).

“Muchos presos que cumplen una condena de por vida, han pasado décadas en aislamiento a pesar de haber sido liberados de violaciones serias a las reglas”, indica la investigación.

Por lo menos 3,000 presos son resguardados en celdas de confinamiento en solitario en las prisiones estatales. El Departamento de Prisiones (CDCR) reportó que en 2011, más de 500 presos han pasado más de diez años en las celdas SHU, y 78 de dichos reos han permanecido más de 20 años.

El reporte fue hecho a partir de que una delegación de la organización Amnistía Internacional hizo un recorrido por la Prisión Estatal de Pelican Bay. Tomó también en cuenta las voces de los defensores de los presos y otros que han criticado el proceso de validación de los presos en pandillas. Este método es llamado poco confiable y falto de candados adecuados, lo que permite que los prisioneros sean consignados a un aislamiento indefinido sin evidencia de alguna actividad ilegal específica, o sobre la base de asociaciones pandilleriles endebles o de informantes anónimos.

El Departamento de Prisiones (CDCR) negó que haya confinamiento en solitario en las prisiones de California incluyendo los SHU.

“Los presos de los SHU normalmente tienen un tiempo fuera de sus celdas cada día. Se les permiten visitas, y algunos tienen compañeros de celda. Tienen también acceso a programas educativos, leer material, a la biblioteca legal, y radio y televisión por cable”, dijo Therry Thorton, portavoz de CDCR.

Según María Moreno, una madre con dos hijos en Pelican Bay condenados a 25 años de prisión por delitos relacionados con pandillas, y quien tienen a dos hijos en aislamiento, sí es verdad que los sacan un rato por día de los SHU. “Pero no a un patio, sino a un cuarto semi oscuro, donde pueden llevar un libro o una pelotita para entretenerse. Mis hijos tienen años de no ver el sol. La piel la tienen de un blanco enfermizo”, asegura.

Agrega que uno de sus hijos le negaron estudiar una carrera. “Que hasta que le falte poco para salir”. Cuenta además que tiene derecho a visitarlos pero sólo a través de un cristal. “!Dios mío tengo más de siete años que no los abrazo!”, exclama.

Amnistía Internacional recomendó a las autoridades de California emplear las unidades de aislamiento como un último recurso en los casos de prisioneros que representen una amenaza severa a la seguridad de otros.

Sugirieron darles la oportunidad de tener contacto humano con otros reclusos. Asimismo piden que con regularidad les permitan hacer llamadas telefónicas a sus familias.

Otras recomendaciones son: remover del aislamiento a quienes ya han pasado años en esas unidades.

El Departamento de Prisiones explicó que los presos que son colocados en las celdas SHU de las Prisiones Estatales de Pelican Bay y Corcoran son miembros probados de las pandillas. “Aunque sólo representan 2% de la población de las prisiones, poseen un nivel inusual de amenaza al personal, otros reos y la comunidad en general por lo que deben estar en un sitio bien seguro, lo que requiere segregarlos del resto de la población presidiaria, y limitar su influencia”, destacó la portavoz Thorton.

No obstante, hizo ver que muy pronto comenzarán a poner en marcha una nueva política en el manejo de las pandillas. “Ofrecerá a los presos en los SHU un camino más corto para regresar a un encierro menos restrictivo”, expuso.

Explicó que la nueva estrategia estará basada en el comportamiento y en la revisión caso por caso.