Salvadoreños se unen para apoyar a Obama

El tercer grupo de latinos en EE.UU. confía en que el Presidente promoverá una reforma migratoria integral

Un grupo de niños recibió al Presidente Obama y su esposa, MIchelle, durante una visita de Estado a El Salvador  el 22 de marzo de 2011.
Un grupo de niños recibió al Presidente Obama y su esposa, MIchelle, durante una visita de Estado a El Salvador el 22 de marzo de 2011.
Foto: AP / Dario Lopez-Mills

Alertados por la reñida elección presidencial, un grupo de salvadoreños se unió hoy para apoyar la candidatura demócrata de Barack Obama y poner sobre la mesa qué necesita durante los próximos cuatro esta comunidad.

“Los demócratas están muy a favor de nuestra comunidad y los republicanos tienen una posición que no nos ayuda ni a corto ni a largo plazo, especialmente en inmigración”, comentó a Efe una de las líderes del movimiento, Ana Sol Gutiérrez, delegada demócrata ante la Asamblea estatal de Maryland.

“A última hora y rápidamente” Gutiérrez y otras figuras destacadas de la comunidad salvadoreña del área de Washington DC crearon la organización Salvadoreños-Americanos por Obama, preocupados por la reñida elección del 6 de noviembre y el peso que tendrá Virginia.

Es un estado donde tanto el candidato demócrata como el republicano podrían ganar y estos salvadoreños creen que pueden “hacer la diferencia”- “Somos los latinos más numerosos del área de la capital”, apuntó Gutiérrez.

Confían en que Obama promoverá, de ser reelegido, una reforma migratoria integral y reprochan que Romney estuviera a principios de año de acuerdo con la deportación voluntaria (“autodeportación”, la llamó) de los inmigrantes indocumentados.

La entidad pretende movilizar a los salvadoreños a escala nacional y quiere “traducir los números de la comunidad en fuerza política” durante los próximos cuatro años para desarrollar los asuntos pendientes en la “agenda salvadoreña”, dijo Gutiérrez.

En esa agenda sigue pendiente conceder la residencia permanente a los centenares de miles de salvadoreños con el Estatus de Protección Temporal (TPS), que beneficia a quienes huyeron de guerras, desastres naturales y otras condiciones extraordinarias.

También piden relaciones entre EE.UU. y El Salvador “que realmente ayuden” al país centroamericano, que contribuyan a reducir la pobreza y apoyen el diálogo entre las pandillas juveniles del país, foco de los altos niveles de violencia y actualmente con una tregua entre las dos de mayor peso.

Después de mexicanos y puertorriqueños, los salvadoreños se mantienen con los cubanos como tercera comunidad latina en Estados Unidos.