Candidato latino para alcalde de Berkeley

Kahlil Jacobs-Fantauzzi es de origen puertorriqueño y busca el puesto de alcalde

Candidato latino para alcalde de Berkeley
Kahlil Jacobs-Fantauzzi, es un latino que busca convertirse en alcalde de Berkeley.
Foto: Fernando A. Torres / El Mensajero

BERKELEY.— Con una estrategia política enfocada en las organizaciones de base y en el registro de nuevos votantes, el más joven de los aspirantes a alcalde de Berkeley es un latino de descendencia puertorriqueña que cree en el desarrollo económico justo con oportunidades para todos.

Pero la empresa no le será fácil a Kahlil Jacobs-Fantauzzi, el primer latino en postular al puesto político más alto de la ciudad. El alcalde Tom Bates, es un poderoso contrincante que ha sido reelegido tres veces al puesto.

Bates “tiene un gran apoyo financiero porque ha sido alcalde por los últimos diez años. Si una persona puede continuar en una posición de poder por más de una década entonces existe un desbalance. Por eso estoy postulando, porque siento que hay una comunidad que no ha sido parte del proceso de toma de decisiones, cuyas voces han estado ausentes de la estructura política. Son latinos, afroamericanos, asiáticos-americanos que han estado marginalizados, sin representación política. Yo representaré a esas comunidades”, dijo Jacobs-Fantauzzi en una entrevista con El Mensajero.

Jacobs-Fantauzzi, 38, llegó en 1994 al Área de la Bahía a estudiar en la Universidad de Berkeley en donde fue fundador del Club Puertorriqueño, tuvo de mentor al entonces respetado líder estudiantil Pedro Noguera y trabajó con la organización estudiantil La Raza hasta graduarse en Estudios Interdisciplinarios con mención en sociología y educación.

Un doble homicidio ocurrido en la calle en donde vive lo hizo pensar por primera vez en hacer algo positivo por la ciudad. “Esto me motivó para aportar a mi ciudad, de crear un cambio para la gente del sur y el oeste de Berkeley. Para toda la gente que históricamente no ha tenido voz”, dijo en el local de su campaña en la avenida University.

Con voz firme y una destacada elocuencia Jacobs-Fantauzzi aseveró que con la elección de Barack Obama se han generado “momentos políticos trascendentales. Nunca hemos tenido un alcalde latino ni tampoco un candidato al puesto. En 2008 Jesse Arreguin se convirtió en el primero en ser elegido como concejal del Distrito 4. “Los latinos no hemos tenido la participación que merecemos en las decisiones mas importantes. Por eso estoy postulando, porque quiero ayudar para que sus voces sean escuchadas en los lugares donde tradicionalmente no lo son”, dijo.

El primero de su familia paterna en graduarse de una universidad, Jacobs-Fantauzzi, ha sido profesor por veinte años y ha trabajado en diversas organizaciones sin fines de lucro de la ciudad.

De las más de treinta posiciones en las diversas comisiones de la ciudad —en las cuales Bates tiene la facultad de designar— sólo hay un latino, un afroamericano y un asiático. Para Jacobs-Fantauzzi esto demuestra una “verdadera falta de diversidad y por eso necesitamos poner estos temas sobre la mesa”.

Su estrategia política radica en las organizaciones de base, en el trabajo de “puerta en puerta”, en su campaña de inscripción de nuevos votantes y en llegar a los jóvenes que “históricamente no han votado. En vez de sentarme a contar los votos de la gente que ha sufragado en el pasado, la idea es darle el poder del voto a estas comunidades que no han tenido participación política”.

El desplazamiento y la marginalización de comunidades pobres es uno de los grandes problemas de la ciudad.

“Mi barrio ha cambiado un montón. La diversidad cultural y étnica está cambiando y la razón fundamental es que el precio de la vivienda continúa aumentando. No hay viviendas asequibles. Tenemos problemas con los préstamos hipotecarios depredadores. Hay casos de familias que han vivido por generaciones en la ciudad y que ahora tienen problemas con sus hipotecas, que no pueden vivir en sus propios hogares. Este es uno de los grandes desafíos si queremos mantener la diversidad en Berkeley”, dijo.

El candidato afirma que estos son los problemas centrales en Berkeley. Sus recursos se distribuyen desigualmente transformándola en una ciudad en donde “la disparidad económica es una de las mas grandes. Tienes a los ricos más ricos y a los pobres más pobres ¡Como en ninguna otra ciudad!”, exclamó Jacobs-Fantauzzi.