Juntos a las elecciones

Planean juntos fortalecera Israel frente a las amenazas que afronta en el futuro

Juntos a  las elecciones
El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu (i), y el ministro de Exteriores, Avigdor Lieberman anuncian que sus partidos el Likud y el Israel Beitenu se unirán para las elecciones de 2013, durante una rueda de prensa en Jesuralén, Israel.
Foto: EFE

JERUSALÉN, Israel (EFE).— Los partidos Likud e Israel Beitenu, que encabezan el actual Gobierno de Israel, unirán fuerzas en una sola lista de cara a las elecciones del próximo enero en una decisión que pretende unificar al campo nacionalista israelí.

La “bomba política” de las elecciones de enero de 2013, como la describieron algunos analistas del canal público de televisión, la dejaron caer esta noche el primer ministro Benjamín Netanyahu, líder del Likud, y el ministro de Exteriores, Avigdor Lieberman, que encabeza Israel Beitenu.

“Israel necesita una coalición fuerte basada en una sola lista”, dijo el primer ministro al anunciar en Jerusalén la nueva unión de fuerzas, que explicó con el argumento de “fortalecer a Israel” frente a las amenazas que afronta el país en el futuro.

“Hoy pedimos a la población un mandato para dirigir el Estado de Israel frente a los retos de seguridad, principalmente impedir que Irán obtenga el arma nuclear y la lucha contra el terrorismo”, dijo ayer en una breve comparecencia ante los medios de comunicación en la que no permitieron preguntas.

El primer ministro consideró que este “es el momento de estar unidos” porque ésa “es la mejor forma de defender a Israel”. Su ministro de Exteriores justificó la decisión mantenida en el más absoluto secreto por ambas partes hasta hace sólo unas horas, en que es un requisito para “los retos de seguridad y económicos que afronta Israel”. “Gobernabilidad” fue la palabra clave que empleó Lieberman para explicar la búsqueda de un sistema electoral que evite la fragmentación en el Parlamento y la aplicación, a partir de la próxima legislatura, de una “reforma institucional”.

Creado en 1999 para captar los votos de los más de un millón de emigrantes judíos rusos que habían llegado en esa década a Israel, Israel Beitenu mantiene posturas ultranacionalistas y seculares, y una de sus demandas más recientes es la de que todos los ultraortodoxos y árabes presten servicio militar o civil.

Lieberman, exjefe de gabinete de Netanyahu entre 1996 y 1997 —cuando también era primer ministro—, aseguró que “esta unión conjuga experiencia, poderío y unidad”.

“Es un acto de responsabilidad nacional”, opinó al atacar a las “pequeñas formaciones políticas y partidos de moda para una sola legislatura”.

Por el momento ninguno ha dado nombre a la nueva alianza que aún deberán refrendar sus partidos ni han respondido a conjeturas sobre la posibilidad de que hayan acordado un sistema de rotación al frente del Gobierno.