‘Niñera actuó con anomalía’

La familia de Yoselyn Ortega dice que está en shock
‘Niñera actuó con anomalía’
Ayer se mostraron las fotografías de los menores que presuntamente asesinó una niñera: Leo Krim, de 2 años, y su hermana Lucia, de 6.
Foto: PA

NUEVA YORK (AP).- Amigos y familiares de Yoselyn Ortega, la niñera de la ciudad de Nueva York sospechosa por la muerte a puñaladas de dos niños, dijeron que ella pareció tener recientemente problemas emocionales y financieros. Pocos, sin embargo, pudieron ofrecer una explicación sobre lo que pudo haber ocasionado que atacara a los pequeños.

“Ella sufrió una crisis nerviosa”, dijo la hermana de la niñera, Celia Ortega, a The New York Post. “No comprendemos qué ocurrió a su mente”, señaló.

Ortega, de 50 años, seguía hospitalizada ayer por heridas que supuestamente se ocasionó con un cuchillo, incluido un corte profundo en su garganta.

La policía dijo que la madre de Manhattan que empleó a Ortega regresó a su apartamento situado en Upper West Side la noche del jueves y encontró a dos de sus hijos, de 2 y 6 años, muertos por heridas de cuchillo y a la niñera acuchillándose.

El móvil de Ortega sigue siendo un misterio, incluso para quienes la conocen, pero desde los homicidios ha comenzado a emerger el retrato de una vida de aflicción.

“Al parecer, en el último mes, ella no se estuvo comportando como siempre”, dijo Paul Browne, vocero del Departamento de Policía.

Juan Pozo, un chofer de 67 años que alquilaba una habitación en la casa de la familia Ortega, dijo a The New York Times que la hermana de la niñera le dijo el viernes que “ella había sentido últimamente como si estuviera perdiendo la cabeza”, y que recientemente su familia la llevó a consulta con un psicólogo.

La policía señaló que no tenía informes sobre algún antecedente significativo de problemas psicológicos de Ortega, pero que estaban investigando si había buscado tratamiento recientemente.

El vecino Rubén Rivas dijo a reporteros que parecía que ella hubiera envejecido repentinamente en las últimas semanas y que había perdido peso. Otros amigos comentaron que aunque sus empleadores Kevin y Marina Krim le pagaban bien, y parecía feliz con su empleo, sufrió un revés económico cuando tuvo que entregar un apartamento que rentaba en el Bronx, y recientemente regresó a vivir con su hermana.

William Krim, abuelo de los niños asesinados, dijo al Times que no tenía conocimiento de que hubiera algún conflicto entre la familia y la niñera.

“Sencillamente somos los más sorprendidos en el mundo. Quiero decir, ellos trataban tan bien a esta mujer”, señaló.

La familia de Ortega en República Dominicana, por su parte, considera simplemente que la mujer no pudo haber asesinado a dos niños cuyo cuidado se le había encomendado.

Yoselyn Ortega “adoraba a esos niños”, aseguró su hermana mayor, Miladys, quien al igual que su familia en República Dominicana considera a su pariente “incapaz de hacer eso”.

“Sólo pido al Señor que aclare todo esto porque Yoselyn es justa, es amorosa, amorosa con esos niños, los adoraba”, dijo Miladys en entrevista con The Associated Press mientras se preparaba en su casa de Santiago de los Caballeros, 150 kilómetros al norte de Santo Domingo, para asistir a misa, luego de visitar ayer la tumba de su madre, donde elevó una oración para pedir por su hermana y por las víctimas.

Destacó que toda su familia, la mayoría de la cual reside en EEUU , está en shock desde que se enteraron de que Yoselyn, la menor de seis hermanos, es sospechosa del doble homicidio y de que fue hallada en estado crítico en el apartamento donde ocurrió el crimen.