Ciudadanos en fiesta Halloween

Entregaron certificados de ciudadanía a 28 niños, en Chicago
Ciudadanos en fiesta Halloween
Dos hermanas mellizas mexicanas disfrazadas de pirata se robaron ayer la atención en la ceremonia de ciudadanía, en Chicago.
Foto: EFE

CHICAGO,, Illinois (EFE).— Dos hermanas mellizas mexicanas disfrazadas de pirata se robaron ayer la atención en la ceremonia de entrega de certificados de ciudadanía a 28 niños y fiesta de Halloween realizada en el auditorio del Servicio de Inmigración y Aduanas de Chicago.

Los disfraces que lucían Alyson y Juliana Molina, nacidas en Zelaya (Guanajuato) hace tres años, fueron de los más aplaudidos y resultaron premiados, al igual que el “zombie” presentado por Eric Lara, de 12 años, otro de los niños que ocuparon con sus padres un recinto donde tradicionalmente se realizan ceremonias austeras de naturalización presididas por un Juez Federal.

Esta vez el maestro de ceremonias fue un funcionario de Inmigración que vestía un atuendo de cirujano, recordando los tiempos en que era paramédico del Servicio de Guardacostas de los Estados Unidos.

No hubo juramento formal por tratarse de menores de edad, pero sí cada uno de ellos fue llamado al podio para recibir el certificado y una bolsa con golosinas, y fotografiarse con las autoridades de Inmigración presentes.

Los primeros niños latinos en pasar al frente fueron los hermanos José y Ruth Rosario Prieto, José Andrés Aguilar, Ernesto Valerio Márquez y Edward Molina Ruiz, este último vestido como la Santa Muerte.

Según dijo a Efe Marilú Cabrera, vocera de prensa del Servicio de Inmigración y Aduanas de Chicago, fue un “evento divertido” realizado por primera vez para que niños de 5 a 13 años de edad pudieran celebrar con sus familias “un momento tan importante”.

Según explicó, el Acta de Ciudadanía Infantil que entró en vigor en febrero de 2001 convierte automáticamente en ciudadano a quienes tengan uno o dos padres ciudadanos, o sean adoptados por ciudadanos estadounidenses.

“La ceremonia de hoy [ayer] fue una diversión y simplemente una formalidad”, dijo Cabrera.

Antes de la ceremonia el ambiente fue preparado con gritos y gemidos de terror que se escuchaban por los altavoces del auditorio, y funcionarios de Inmigración que recibían a los invitados con disfraces de pirata y de la serie infantil Angry Birds, así como máscaras del Hombre Araña.

Entre los niños había disfraces de pirata, indios con su plumaje, dinosaurios y estrellas deportivas.

Las mellizas Molina y el “zombie” Lara recibieron como premio rompecabezas para armar, y fueron los más solicitados por los fotógrafos.

Janet, madre de las mellizas, dijo a Efe que el certificado de ciudadanía era “un gran logro para la familia”, después de dos años de trámites.

El padre, Edwin Molina, dijo que era “un sueño logrado después de dos años de obstáculos”, porque las niñas nacieron en Guanajuato mientras él trabajaba en Chicago y fueron necesarios varios viajes entre ambos países “hasta que pude tenerlas en mis brazos, dos semanas después de nacidas”.