Castigarán a vendedores de Matisse robado

La pintura está valuada en tres millones de dólares e intentaban venderla en Florida por 750,000.
Castigarán a vendedores de Matisse robado
Vista del cuadro La Liseuse en Blanc et Jaune, de Henri Matisse.
Foto: AP

México .- Luego de que agentes encubiertos de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) recuperaran en Miami Beach el cuadro “Odalisca en bombachas rojas”, de Henri Matisse, en días recientes Pedro Marcuello Guzmán y María Martha Elisa Ornelas Lazo se declararon culpables de intentar venderlo en Florida.

Ambos acusados se deberán presentar el 22 de enero de 2013 ante el juez Donald M. Middlebrooks. Marcuello enfrenta una pena máxima de 10 años y Ornellas un máximo de cinco años.

Valuada en tres millones de dólares, la pintura, según informes de la FBI, se encontraba en la Ciudad de México y Ornelas la llevó a Miami para que Marcuello la intentara vender por 750,000 dólares.

La obra, que retrata a una mujer reclinada, con el torso descubierto y vistiendo unas bombachas rojas, fue robada del Museo de Arte Contemporáneo de Caracas (MACC), Venezuela, en 2002 y reemplazada, sin que sus dueños se dieran cuenta hasta años después.

Considerado el pintor francés más importante del siglo XX, Henri Matisse, quien nació el 31 de diciembre de 1869, en Le Cateau, Picardía, Francia, fue líder del movimiento fauvista, caracterizado por el un empleo provocativo del color.

De acuerdo con la crítica especializada, en su obra persiguió la expresividad del color y sus temas fueron en gran medida interna o figurativo.

El 20 de marzo de 1906 se inauguró en los grandes invernaderos de Cours-la-Reine, en París, una nueva edición del Salón de la Sociedad de Artistas Independientes; aquella exposición fue el primer gran éxito de Matisse y su consagración como pintor y como cabeza visible de un nuevo movimiento.

Los lienzos del artista causaron sensación, su obra daba las pautas de un estilo nuevo, lleno de vigor expresivo y que se negaba a ser una mera imitación de la naturaleza, cita el portal de Internet “biografiasyvidas.com”.

Matisse cursó estudios de jurisprudencia entre 1887 y 1888 en la Universidad de París; éstos se vieron interrumpidos por una larga y grave enfermedad que lo retuvo en cama hasta 1890.

Durante aquel periodo comenzó a pintar, y tras vencer la enfermedad decidió dedicarse de lleno al estudio del arte pictórico en la Escuela Julian, donde se formó bajo la dirección de Bouguereau.

Parte de su conocimiento lo obtuvo de las escuelas de Bellas Artes y de Artes Decorativas, en París; en ésta última hizo gran amistad con Marquet.

Fiel conocedor del arte que surgía en su época, Matisse reconoció la obra de Vlaminck y Derain como cercana a la suya, por lo que en 1903 participó en el Salón de Otoño junto a Camoin, Derain y Manguin.

Otra de sus famosas exhibiciones fue la que montó junto al grupo de los “Fauves” (Manguin, Marquet, Puy, Derain, Van Dongen, Rouault) en el Salón de Otoño, en París.

Se dice que en 1907, por medio de Gertrud Stein, conoció al español Pablo Picasso y realizó su primer viaje a Italia.

En 1908, ilusionado por transmitir sus ideas a los artistas más jóvenes, abrió una academia que sólo mantendría tres años.

Al estallido de la Primera Guerra Mundial (1914-1918), el pintor y su familia viajaron a Collioure, Francia, donde conoció al pintor y escultor Juan Gris.

La placidez y el lujo de la Costa Azul resultaron ser muy de su agrado y decidió pasar allí la mayor parte del tiempo; fue entonces cuando comenzó su etapa de intimismo, en cuya obra se ven reflejados los temas de desnudos femeninos y naturalezas muertas.

Según sus biógrafos, previo a su muerte, el 3 de noviembre de 1854, a los 85 años, recibió múltiples reconocimientos, entre ellos, su ciudad natal abrió un museo dedicado a su vasta obra.

Igualmente, recibió el premio de la Bienal de Venecia (1950); se inauguró una retrospectiva en el Museo Nacional de Tokio (1951) y en el Museo de Arte de San Francisco (1952), así como una exposición antológica de su obra en el Museo de Lucerna.