Voto y polémica en San Fernando

Controversia es ajena a muchos de los residentes
Voto y polémica en San Fernando
Carteles políticos en un hogar de San Fernando apoyan la destitución y la elección de uno de nueve candidatos.
Foto: La Opinión - J. Emilio Flores

Los carteles políticos que comenzaron a aparecer en los jardines de las casas de San Fernando en las últimas semanas son el más reciente elemento polémico de la campaña por destituir a la alcaldesa Brenda Esqueda y la concejala Maribel de la Torre.

Un volante repartido entre los residentes incluye serias e infundadas acusaciones contra los nueve candidatos que compiten por esos dos escaños y el del exalcade Mario Hernández, que renunció en julio. El documento está encabezado con la cita bíblica “No juzgues y no serás juzgado”, y muestra fotos de los candidatos, con comentarios que los califican de adúlteros, criminales y hasta cuestionan su identidad sexual.

“Los volantes que repartieron son lo peor de lo peor”, dijo Julian Ruelas, vocero del Comité de Destitución. “Nosotros hemos tratado de hacer todo dentro del marco de la ley, pero a Esqueda y De la Torre parece no importarles las reglas de campaña y siguen actuando de manera irresponsable una y otra vez”.

Pero Esqueda negó tener nada que ver con ese volante. “El papel estaba en la oficina de la ciudad, pero ni siquiera quise mirarlo”, señaló la alcaldesa de la pequeña ciudad de 23,000 habitantes en el Valle de San Fernando. “Sabía que iban a acusarme, como me acusan siempre de todo”.

Esqueda dijo que también habían acusado a su hija adolescente de acosar a Jesse Avila, uno de los candidatos para concejal. “Mi hija ni siquiera sabe quién es Avila”, argumentó

Sam Beltrán, un veterano de las guerras de Corea y Vietnam reconoció haber repartido los volantes, pero dijo que el nombre del autor de los mismos era confidencial. “Yo fui uno de los primeros en apoyar la destitución, pero después recibí una información que me hizo ver la verdad de lo que había detrás de la campaña y ahora apoyo a Esqueda y De la Torre”.

Los carteles en los jardines de los residentes también han levantado polémica. Según Ruelas, Esqueda obligó a un residente a poner su cartel en el jardín de su casa.

Ruelas dijo que los carteles originales de la alcaldesa no estaban dentro del marco de la ley porque decían “Reelija a Esqueda”, cuando en realidad, la alcaldesa no se estaba presentando para elección. Nuevos carteles, en contra de la destitución reemplazaron los anteriores y ahora leen: “Mantenga a nuestra alcaldesa Brenda Esqueda. Vote No por la destitución”.

Ayer la mayoría de los residentes entrevistados por La Opinión eran ajenos a las disputas entre los miembros del concejo y el comité de destitución y decían que desconocían la situación o que les resultaba confusa de entender.

“Todo el tiempo ha sido lo mismo. Siempre se están peleando los unos con los otros”, dijo Pedro Ochoa, residente de San Fernando de hace 30 años.

“Siempre pasa lo mismo en las ciudades pequeñas”, señaló Silvia Gutierrez, que vive en San Fernando desde hace más de 20 años. “Los que están arriba controlan todo y se arreglan entre ellos y a nosotros nadie nos escucha”.

Según Gutierrez, sólo basta mirar el estado de la ciudad. “En los últimos 20 años, San Fernando cambió demasiado. Yo entiendo que la economía está mal, pero la ciudad ya no es lo que era”.